Su vida en el arte

Solón se graduó como profesor de Arte y Dibujo de la Escuela Nacional de Maestros de Sucre y asistió a la Escuela de Bellas Artes de La Paz y Sucre.

Desde 1944, cuando realiza su primera exposición en el Salón del Aficionado de Sucre va cultivando un arte social que pone en primer lugar la denuncia y la necesidad de expresar los sufrimientos y las demandas del pueblo.

Walter Solón, fundador junto a otras artistas del Grupo “Anteo”, es parte de toda aquella corriente de intelectuales y artistas comprometidos con el cambio social en Bolivia y es autor de reconocidos murales y frescos como:

“Jaime Zudañes y la Revolución de Mayo”, en la Universidad San Francisco Javier de Sucre (1950). “Mensaje a los maestros del Futuro”, “Mensaje de Patria Libre” (1950), “Historia del Petróleo Boliviano” (1959), “La Revolución Nacional” (1964), “El Retrato de un Pueblo” (1985-1989) en el Salón de Honor de la UMSA de La Paz, “El Cristo de la Higuera” (1994.1995).

Los Quijotes de Solón son una expresión de su tiempo; un testimonio de la resistencia a las dictaduras y las democracias amordazadas. “El Quijote y los Perros” nació durante la dictadura de Banzer (1973-1974) cuando José Carlos Trujillo, hijo mayor de su esposa Gladys Oroza, desaparición en las celdas del Pari en Santa Cruz. “El Quijote en las minas” (1976) cuando la intervención militar a los distritos mineros. “El Quijote en el Exilio” (1982-1984) vio la luz después de la detención, maltrato y exilio de Gladys y Solón a Lima. “El Quijote y los Ángeles” (1986-1990) es una sátira a la democracia pactada con los dictadores de ayer. “El Quijote y la Rosa” (1994) es una colección de centenares de dibujos  que dieron vida al caballero de la triste figura en “El Valle de las Piedras: de utopías perdidas y rosas cautivas”, un video surrealista sobre la captura de la democracia por políticos profesionales y militares con alas.

Al recuperarse la democracia en Bolivia, Solón pinta flores y paisajes, pero cuando ésta muestra sus insuficiencias por la miseria, el desempleo y olvido, el autor realiza la obra “El Retrato de un Pueblo” (1985–1989). En el período 1986-1999 Solón crea obras aplicando diversas técnicas como murales, amates, retablos y dibujos reflejando sus profundas inquietudes por la injusticia social.

​ Walter Solón Romero fue nombrado Gran Premio Nacional de Arte en Bolivia (1961), fue Doctor Honoris Causa de la Universidad Mayor de San Andrés (1998). Y sobre todo fue un artista querido y reconocido por los movimientos sociales, por hombres y mujeres que lucharon por la democracia, la justicia y la equidad social

En 1994 Solón comienza a construir la Fundación Solón y dona su casa/taller para esta enorme tarea. Solón muere en Lima el 27 de julio de 1999 y hoy sus cenizas descansan en la Fundación Solón.