La Piedra es un símbolo construido por Solón para representar la historia que permanece en el inconsciente colectivo de los pueblos. Según el artista uno puede ocultar los hechos, tergiversar lo sucedido, escapar a la justicia… pero jamás puede esconderse de la mirada de la Piedra.

Todo lo que ocurre, todo lo que hacemos queda registrado en la Piedra, en los cerros, en los grandes nevados, en las piedras del camino. Para Solón las piedras están en todas partes, ven todo y registran todo para siempre.

La Piedra es la memoria imperecedera.

Por eso en esta exposición sobre la Historia de Bolivia en la obra de Solón hemos querido empezar mostrando diferentes imágenes de la Piedra creadas por el artista. A veces adquiere la forma de un Sol de Piedra que ilumina todo, a veces es una máscara de bronce, un dibujo de formas humanas con los labios cosidos, o un rostro impenetrable…

La Piedra es la justicia del tiempo que sobrevive a las injusticias humanas. La memoria hecha granito que nos recuerda que lo que fue siempre será. El rostro que nos interpela y nos dice que no podemos vivir bajo un manto de olvido e impunidad. La imagen que nos convoca a avanzar siempre mirando hacia atrás. La convicción de que tarde o temprano la Piedra se va a pronunciar a pesar de sus labios cocidos.