China & Bolivia: Deuda, comercio, inversiones

La presencia de la China en Bolivia está cargada de mitos y realidades. En el ámbito comercial, es una realidad que Bolivia importa de la China más de dos mil millones de dólares. Una cifra que es cuatro veces las exportaciones a ese país, y que duplica el saldo de la deuda externa con la China.

Es un mito que la China es el mayor acreedor de la deuda externa de Bolivia. La deuda externa con China a agosto del 2019 fue de 966 millones de dólares, el equivalente al 9% del total de la deuda externa del país (10,747 millones de dólares). Así, la China se posiciona como el cuarto acreedor de Bolivia después del BID, la CAF y los Títulos de Deuda. No obstante, a nivel bilateral la China ocupa de lejos el primer lugar con un 75% de toda la deuda bilateral de Bolivia

Es un mito que la China invierte de manera directa en Bolivia. Según el Banco Central de Bolivia el flujo de inversión extranjera directa bruta de la China a Bolivia fue de apenas 29 millones de dólares el 2018, y el año que más invirtió de manera directa fue el 2015 con 72 millones de dólares, equivalente a un 6% de toda la inversión extranjera directa recibida ese año.

Es una realidad que varias empresas chinas trabajan en Bolivia con créditos de la China. Ese es el caso de la China Railway Construction Corporation que construye la carretera Rurrenabaque-Riberalta con un prestamo de 492 millones de dólares de la China. Tambien es el caso de Sinosteel Equipment y Engineering Co. que construye la siderurgia del Mutún con un crédito de 396 millones de dólares de la China.

Sin embargo, dos terceras partes del valor de los contratos con empresas chinas no son financiados por prestamos de la China. Por ejemplo, la carretera San Borja-San Ignacio de Moxos que construye la China Harzone Industry Corp. tiene un financiamiento de la CAF de 191 millones de dólares, y Synohidro que trabaja la carretera Montero-Yapacani lo hace en base a un credito del BID de 92 millones de dólares.

Las empresas chinas son tambien financiadas con recursos propios de Bolivia. Algunos ejemplos son: Synohidro que construye la hidroeléctrica Ivirizu con un financiamiento del Banco Central de Bolivia de 553 millones de dólares, y la china CAMC que construyó la fabrica de Cloruro de Potasio en el salar de Uyuni con 178 millones de dólares provistos por el Estado de Bolivia.

De 3.265 millones de dólares que tienen repartidos empresas chinas en 25 contratos, 1.006 millones de dólares fueron financiados por deuda externa con la China, y el saldo de 2.259 millones de dólares fue cubierto por la CAF, el BID, FONPLATA y recursos propios de Bolivia.

Entre los dólares que entran y salen del país, la China se queda con la parte del dragón.

Lea la publicación en su totalidad haciendo click aquí o navegue por los distinto artículos en el siguiente índice:

La quiebra del capitalismo global: 2000 – 2030. Preparándonos para el comienzo del colapso de la civilización industrial.

La quiebra del CapitalismoEste libro pretende prepararnos para el comienzo del colapso de la civilización industrial abordando la crisis multidimensional, caos sistémico, ruina y la guerra por los recursos.

Fernandez, Ramón. Edición Fundación Solón y Ecologistas en Acción de España. Bs. 30

Soberanía de los pueblos o intereses empresariales. Los mecanismos de arreglos de diferencias inversor – estado y sus impactos sobre los derechos humanos y el ambiente

Soberania de los pueblosLas demandas que se cursan en el CIADI, tribunal arbitral que opera en la órbita del Banco Mundial han significado, aún antes de ser sancionadas millonarias pérdidas para los estados solamente en costos de abogados, representaciones y viajes para intentar defenderse de las empresas que han encontrado en estas reglas injustas la mejor manera de seguir exaccionando a los pueblos y obtener grandes ganancias.

REDES Amigos de la Tierra y Fundación Solón. 2da ed. 2008, 153 p. Bs. 30