Declaración del Espacio Social Alternativo “Agua y Energía para la Vida”

encuentro-cochabamba

Les compartimos la declaración del Espacio Social Alternativo “Agua y Energía para la Vida”. Evento que se realizó en Cochabamba el 10 y 11 de noviembre de 2016. Fue un espacio para compartir y reflexionar sobre dos temas claves que hoy aquejan a todo el  país. El espacio autoconvocado y autogestionado contó con la participación de varios activistas, jóvenes y representantes de pueblos indígenas que se dieron cita para analizar las problemáticas del agua y la energía, y construir alternativas y estrategias de acción.

Durante los dos días del encuentro se trabajaron varias temáticas relacionadas a las hidroeléctricas, la sequía, el cambio climático, la Amazonía, los pueblos indígenas, Laudato Si, los modelos de desarrollo, el ecofeminismo, la soberanía alimentaria y otros temas relacionados. Al final de la declaración encontraran las conclusiones de algunas de las mesas en formato PDF.

DECLARACIÓN
ENCUENTRO SOCIAL ALTERNATIVO “AGUA Y ENERGÍA PARA LA VIDA”
COCHABAMBA, 10 y 11 de NOVIEMBRE de 2016

Nosotras y nosotros, colectivos y personas de la sociedad civil y pueblos indígenas independientes del Estado nos hemos autoconvocado en la ciudad de Cochabamba, el 10 y 11 de noviembre de 2016, para analizar, dialogar y compartir las diversas problemáticas que sufrimos y que son consecuencia de la expansión y consolidación del modelo extractivista y capitalista en el país. Nos hemos reunido para denunciar y resistir la expansión de las actividades hidrocarburíferas, la construcción de megaobras de infraestructura, el impulso de las iniciativas mineras insostenibles y la deforestación para la expansión de la frontera agrícola del agronegocio, en detrimento del interés y el bienestar de los bolivianos, haciéndonos más vulnerables ante los impactos del cambio climático.

Todas estas iniciativas, antes que beneficiar a los/as ciudadanos/as bolivianos/as son de directo beneficio de las élites económicas nacionales y extranjeras y de la burocracia del Estado.

Vivimos momentos cruciales para el país y su destino. La crisis climática y el modelo de desarrollo que impulsa el gobierno están precarizando los servicios ambientales y los medios de vida de la población boliviana, causando más conflicto, exclusión social, violencia, especialmente contra las mujeres; todo esto en medio de una ausencia de medidas serias y responsable de protección de la naturaleza, es decir de la base de la vida.

El gobierno de Bolivia ha olvidado la agenda política que construyó el pueblo boliviano, que exigía el fin del capitalismo. Por el contrario, ha restituido el poder de transnacionales, consolidando la seguridad jurídica para las inversiones. Hoy el gobierno boliviano ha asumido el rol de defensa de los intereses de las empresas y ha olvidado su rol como garante de derechos de la población, criminalizando la protesta social con argumentos que promueven el racismo y la división.

En este contexto, asumimos que hay luchas urgentes e indispensables. Por tanto, no permitiremos: La construcción de las megarepresas, Chepete-Bala, Rositas, Tariquía entre otras; el proyecto nuclear que abre, además, la posibilidad a la extremadamente contaminante y peligrosa minería de uranio; las normas y políticas que avasallen nuestras áreas protegidas y los territorios indígenas; la exploración y explotación petrolera que amenaza la vida de los pueblos no contactados del Norte Amazónico, así como la integridad de las áreas protegidas y los territorios indígenas amazónicos; la vulneración del derecho a la consulta previa libre, informada y vinculante de los pueblos amenazados por las actividades extractivas y de mega infraestructura; la mercantilización y contaminación del agua; el agronegocio y la deforestación que contribuyen a poner en riesgo tanto la provisión de agua en el país, como la seguridad y soberanía alimentaria; la profundización de la cultura patriarcal y misógina que se ve potenciada por este modelo.

Exigimos: respeto a nuestros derechos; cumplimiento de leyes; transparencia, acceso a la información, rendición de cuentas y apertura del debate social en torno al futuro al que nos conducen estos proyectos.

Proponemos: Una transición energética hacia energías renovables, limpias, descentralizadas, democratizadoras y de gestión autónoma; una gestión del agua como elemento vital que asegure el acceso de la población y que la proteja del derroche y de la contaminación; el desarrollo de una política agropecuaria sostenible que asegure la seguridad y soberanía alimentaria con productos de calidad, que elimine el agronegocio, el latifundio y los transgénicos.

Ante este modelo que pone en riesgo la base material que garantiza y renueva los ciclos vitales, el autoconvocado Espacio Social Alternativo se constituye en una alianza de defensa de la vida, de resistencia frente a las actuales políticas gubernamentales que mantienen y potencian el enfoque neoliberal, extractivista y depredador. Este movimiento articula a diversos actores y movimientos de la sociedad civil; pueblos indígenas, campesinos, mujeres, jóvenes, artistas, académicos, colectivos activistas, defensores de derechos, ambientalistas entre otros. Nos comprometemos con un proyecto de sociedad que logre en una relación armoniosa con la naturaleza.

Asumimos el compromiso de promover y expandir estas luchas y de demostrar solidaridad con las acciones de resistencia de los colectivos impactados y amenazados en el territorio nacional y en el mundo. Nos negamos a permanecer indiferentes frente a estas políticas de despojo y destrucción de la vida y generamos un espacio independiente, autónomo de debate, análisis, lucha y construcción de alternativas desde las distintas regiones del país.

Nos declaramos en movilización permanente en defensa de la vida y la dignidad.

Conclusiones:

Conforme se vayan sistematizando las conclusiones de las mesas restantes podrán encontrarlas en esta pagina.

Mesa: Autogestión del agua.

Mesa: Amazonía amenazada: hidrocarburos, megaobras y derechos de los pueblos indígenas.

Mesa: Áreas protegidas, desregulación ambiental y energía.

ESPACIO SOCIAL ALTERNATIVO agua y energía para la vida

encuentro-cochabamba

ESPACIO SOCIAL ALTERNATIVO
agua y energía para la vida
Cochabamba 10 y 11 de Noviembre
UMSS/CESU/CEDIB

¡Participa!
¡Inscribe tu propio evento!

El Espacio Social Alternativo está pensando en la participación autogestionaria, libre y abierta a todas las iniciativas, colectivos o instituciones de la sociedad civil que quieran compartir sus experiencias, análisis, investigaciones, inquietudes y más desde una perspectiva independiente del estado o las empresas.

El “Espacio” será una oportunidad para compartir y dialogar sobre distintos temas relacionados a la problemática del Agua y la Energía en la coyuntura actual del país.

Será una oportunidad para poder reunirnos de manera libre para expresarse, soñar y proponer alternativas para un futuro con justicia social, económica y en equilibrio con la Naturaleza.

El encuentro tendrá los siguientes espacios:

Plenarias de discusión de temáticas y alternativas
Eventos autogestionados
Discusión de un pronunciamiento/comunicado
Feria de alternativas e iniciativas de resistencia

Para inscribir su evento llene el siguiente formulario: https://goo.gl/forms/HZcBOUfrivnwEFPo1

Para participar con un stand de materiales, comida o artesanías por favor llenar el siguiente formualrio: https://goo.gl/forms/YShBEQCKCbt8zOpS2

Para mayor información por favor escribir a: encuentroalternativobolivia@gmail.com

AUTOCONVOCATORIA

Nos autoconvocamos, conscientes de que estos mal llamados desastres naturales son provocados por el afán de continuar con un modelo de crecimiento a toda costa a sabiendas de que la extracción y consumo de más gas, petróleo y carbón junto a la deforestación está calentando el planeta a límites nunca antes vistos en millones de años e impactando en los más vulnerables.

Críticos de las políticas que distorsionan el Vivir Bien y promueven un mayor extractivismo que se basa en la exportación de hidrocarburos, minerales, energía eléctrica y el agro-negocio de productos transgénicos.

Conscientes de que es necesario aunar esfuerzos y reflexionar de manera profunda, respetuosa y colectiva para superar esta crisis. Convencidos de la importancia de la participación activa de la sociedad civil en la solución de estos problemas.

Bolivia: Extractivismo que toca fondo

relocalizacion
Elizabeth Peredo B.*

Que tragedia la que ha vivido el país. Cuanta tristeza en las familias bolivianas. Y que gran complejidad se nos presenta con las protestas de la minería cooperativista en las carreteras.

En cierta forma es el extractivismo que muestra su peor cara, su rostro más salvaje. La protesta de mineros forjados en una cultura machista de violencia, explotación y depredación, la muerte de manifestantes en medio de las carreteras y la trágica y horrenda muerte de un viceministro, son la síntesis de la crueldad y el desprecio por la vida que subyace al extractivismo exacerbado por políticas de estado que han puesto sus más altas apuestas en la extracción de recursos para tener mas y mas dinero como expresión y sinónimo de “ciudadanía, progreso y crecimiento”. Esto, hay que decirlo, sumado al populismo irresponsable en el ejercicio del poder que fortalece una cultura política anti democrática, irreflexiva, caudillista…, se ha convertido en una bomba de tiempo.

El país tiene aún la respiración contenida en la pena por un conflicto que ha cobrado de manera aberrante vidas humanas, son demandas de un sector que siendo parte de las alianzas sindicales que apoyan al gobierno, hoy claman con la crispación propia del capitalismo salvaje libertad para el capital, libertad para hacer contratos con transnacionales, tener acceso irrestricto a más tierras en el Altiplano y en la Amazonía, se oponen tenazmente a la sindicalización y exigen prebendas y facilidades en la adquisición de insumos y maquinarias para la actividad minera a pequeña escala, la peor de las peores porque no está regulada como debería.

Pero, ¿acaso estas exigencias salieron de la nada? No fueron los cooperativistas los mas beneficiados con una serie de medidas, entre ellas la Ley Minera en 2014 que –aunque cuestionada hoy por ellos mismos en su ambición- debilita la ya menoscabada minería estatal y permite la expansión de la minería cooperativista? Actualmente los cooperativistas superan los 115.000 frente a 7.500 trabajadores de la minería estatal y 8.000 de la minería privada- y, hoy junto a la presencia de grandes transnacionales como la Sumitomo, la Glencore, Pan American Silver y otras grandes en negocios con la minería estatal, hay otras empresas mineras (ahora igualmente sometidas a los vaivenes de los precios internacionales) que buscan su tajada aliándose con los cooperativistas probablemente por el grado de desregulación que éstos gozan. ¿Acaso las facilidades contenidas en esa ley para sobreexplotar la tierra, con mínimos requisitos ambientales, concebida para desarrollar una minería “pequeña” pero muy contaminante, una norma que les permite gozar inclusive de la posibilidad de cambiar los cursos de agua para beneficiarse, que les mantiene en relaciones de sometimiento laboral y lucro, que prolonga la huella trágica de la explotación de los trabajadores mineros, no tienen consecuencias en fortalecer una mentalidad depredadora y violenta?

Por supuesto habrá que buscar las raíces profundas de esta horrenda violencia en explicaciones históricas, sociológicas, antropológicas, de la psicología de masas o las ciencias políticas, pero… ¿No ha sido la política estatal la que ha permitido crecer a este sector bajo parámetros prolongados de miseria y explotación?¿No han sido estas leyes las que han debilitado los mecanismos de consulta previa a las comunidades indígenas medrando sus posibilidades para preservar sus territorios de agricultura rural tradicional frente a la expansión de la minería contaminante?¿No es la expansión de la explotación minera a pequeña escala la que está destrozando los ayllus y comunidades indígenas convirtiéndolas en simples campamentos mineros? ¿No es curioso que los propios peones salgan a vociferar a las carreteras por su “derecho” no sindicalizarse? Y por último, ¿acaso no fue el propio gobierno el que autorizó en algún momento el uso de la dinamita para las protestas sociales? Este deterioro de las bases democráticas, de consensos sociales y estructuras para cuidar el bien común, esa violencia que se extiende y generaliza a otros sectores sociales y gremios, esa violencia machista de la que también son víctimas las mujeres que mueren en manos de hombres violentos e irracionales es inaceptable y tiene enormes consecuencias en la sociedad. A este paso, quién quedará en pie para seguir con los ideales que alguna vez inspiraron un cambio social?

Lo que se ha vivido en Bolivia es la expresión mas triste de un autosabotaje del proceso de cambio, constituye una enorme frustración para la gente y un enorme desafío para las próximas generaciones que deberán curar profundas heridas y estructuras sociales para restaurar el tejido social, la capacidad de ideales de libertad, justicia, respeto, dignidad, amor y confraternidad en nuestro país.

 *Psicóloga Social, investigadora y analista independiente.

When the Walls speak

El Cristo de la Higuera - FragmentoWalter Solón Romero Gonzales (1923-1999) was a master Bolivian muralist that lived with the obsession to make the walls speak, embrace and dream. He painted walls and canvas to refresh the memory, unhide the truth and light up rebel spirits.

Today to address climate change we must use all our creativity, humor and imagination to challenge the pragmatism that erodes human beings. These are difficult times in which capital can capture almost every idea and transformed in its opposite like it has happened with the “green economy” concept. That is why it is so important to go from the discourse to the practice and to link the local with the galobal to reveal the contradictions of this system with real alternatives.

In this task the Fundación Solón aims to contribute combining art with utopia. Continúa leyendo When the Walls speak