Chepete-Bala: Solón advierte daño económico al Estado de $us 13 millones

[Agencia de Noticias Fides (ANF)/05 de febrero del 2019]

Pablo Solón señaló que el 2017 envió una carta al entonces ministro de Justicia, Héctor Arce para que investigara el daño económico causado al Estado al insistir en el megaproyecto hidroeléctrico Chepete Bala, cuando Geodata advirtió de su no rentabilidad.

La Fundación Solón advierte que el Ministerio de Energía y la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE) han ocasionado hasta la fecha un presunto daño económico al Estado de al menos $us 13 millones con el megaproyecto hidroeléctrico Chepete-Bala, cuando insisten en estudios complementarios sabiendo que la italiana Geodata Engineering advirtió de la no rentabilidad del millonario complejo.

El ex embajador ante la ONU y director ejecutivo de Fundación Solón, señaló que por un tema de responsabilidad el ministro de Energía, Rafael Alarcón y el presidente de ENDE, Joaquín Rodríguez deberían dar la cara y esclarecer el estado de situación de los proyectos hidroeléctricos Chepete – Bala en el norte de La Paz y Rositas en Santa Cruz. ANF solicitó en reiteradas ocasiones entrevistas que no se respondieron.

Evo: ¿Campeones en energías renovables o en mentir?

Por Pablo Solón

En su discurso de 13 años de gobierno, el presidente Evo Morales presentó una gráfica en la que afirma que Bolivia “cuenta con una potencia instalada en el Sistema Interconectado Nacional de 795 MW, provenientes de energía eólica, solar, biomasa e hidroeléctrica”, y que gracias a esto, Bolivia ha sido reconocida el año 2016 como el país que más invierte en energías renovables respecto al PIB.

A diferencia de otros temas -en los cuales el gobierno presentó un cuadro mostrando cuanto había antes y cuanto hay ahora trece años después- en este caso evitó hacer dicha comparación por la siguiente razón:

Cuadro comparativo del incremento de energía hidroeléctrica, solar y eólica en el SIN entre el 2006 y el 2017
(Potencia instalada en MW)

Fuente de energía 2006 % del total de potencia instalada 2017 % del total de potencia instalada
Hidroeléctricas 483 39,6% 619 27,2%
Solar 5,7 0,3%
Eólica 27 1,2%
Subtotal Hidroeléctricas y alternativas 483 39,6% 651,7 28,6%
Subtotal termoeléctricas 738 60,4% 1.625 71,4%
Total potencia instalada en el SIN 1.221 100,0% 2.276 100,0%

Fuente: Anuario Estadístico 2017, Autoridad de Fiscalización y Control Social de Electricidad (AE)

Hemos tomado los datos oficiales del Anuario Estadístico del 2017 de la Autoridad de Electricidad porque aun no están disponibles los datos del 2018. Como se puede apreciar lo que más ha crecido en Bolivia no son las hidroeléctricas ni las energías alternativas sino las termoeléctricas que funcionan a gas natural y que no son energías renovables. Las termoeléctricas en el SIN se han duplicado pasando de 738 MW en el 2006 a 1.625 en el 2017 lo que representa un incremento de 887 MW. En cambio las hidroeléctricas han sufrido un incremento de apenas 136 MW equivalente a un 28% respecto al 2006. Como se puede apreciar en la siguiente gráfica este incremento en la potencia de las hidroeléctricas recién ocurrió en el año 2017 y se debió a la incorporación finalmente al SIN de la hidroeléctrica de Misicuni. En síntesis durante más de una década hasta el 2017 no se incrementó la potencia instalada de las hidroeléctricas.

Fuente: Anuario Estadístico 2017, Autoridad de Fiscalización y Control Social de Electricidad (AE)

Según el Anuario Estadístico del 2017 todas las energías alternativas en el SIN representan apenas 1,44%. ¿Cómo puede afirmar que este sea el país que más invierte en el mundo en energías renovables respecto al PIB?

Fuente: Anuario Estadístico 2017, Autoridad de Fiscalización y Control Social de Electricidad (AE)

En términos de generación eléctrica la participación de las hidroeléctricas y energías alternativas es aún menor. Según la Memoria 2017 del Comité Nacional de Despacho de Carga “la producción de energía fue de 8.981,3 GWh; de la cual, 2.229,9 GWh corresponden a producción hidroeléctrica, 6.690,0 GWh a producción termoeléctrica, 60,4 GWh a producción eólica y 1,1 GWh a generación solar, que equivale al 24,83 %, 74,49%, 0,67 % y 0,01 %, respectivamente”. En otras palabras las energías alternativas el 2017 generaron el 0,68% de la electricidad en el SIN y las hidroeléctricas apenas un cuarto de toda la electricidad.

Vayamos ahora a la segunda afirmación de Evo Morales: Bolivia es el país que más invierte en energías renovables en relación al PIB en el año 2016. El informe sobre el cual basan esta afirmación es la edición 2017 del “REN21 Renewables Global Status Report”.

En este reporte se ha publicado efectivamente el siguiente cuadro en el que aparece Bolivia como el primer país en inversión en energías renovables en relación al PIB en el año 2016.

Sin embargo en todo el informe sólo hay una frase que justifica este primer lugar de supuestos campeones y que dice: “Bolivia, que no registra inversiones en energía renovable en 2015, alcanzó 800 millones de dólares americanos en el 2016” (Bolivia, which recorded no renewable energy investment in 2015, reached USD 800 million in 2016). Como consultores para la elaboración de este informe figuran por Bolivia Franklin Molina Ortiz y Juan Pablo Vargas-Bautista (Private University of Bolivia). Estos consultores deben explicar el fundamento de esta información a todas luces falsa.

No existe ningún documento oficial que respalde que en el año 2016 se invirtieron efectivamente 800 millones de dólares en energías renovables. Una inversión de 800 millones de dólares es equivalente a una potencia instalada de 400 MW en energías renovables, o sea un quinto de todo lo que tenemos instalado a la fecha.

El Ministro de Energía sabe que el reporte de REN 21 está equivocado y a pesar de ello deja que el presidente divulge una información falsa. El vicepresidente Alvaro Garcia Linera, que fue uno de los primeros en presentar esta noticia infundada en Bolivia, también sabe que no se invirtieron 800 millones de dólares en energías renovables en el 2016. El dicho de Goebbels “miente y miente que algo queda”, en este caso actúa como un bumerán “a más mienten más en ridículo quedan”, porque a diferencia de lo que el señor Vicepresidente afirma 90 x 3 no es 180.

 

 

 

 

Autobiografía de Gladys Oroza de Solón

[Sucre, octubre de 2009]

Mis actividades de lucha por la justicia comenzaron cuando era estudiante en la Escuela Normal de Sucre donde me gradué como profesora de Educación Musical. Fui dirigente de la Sección Musical cuando el año 1944 o 1945 el gobierno de entonces realizó un atentado contra la vida de José Antonio Arze fundador del PIR, y Javier Torres Goytia, quien era Secretario Ejecutivo de la FUL de la Universidad San Francisco Javier. Me gradué y fui a trabajar a la ciudad de La Paz para ingresar a la Universidad, deseaba estudiar Filosofía y Letras y también continuar mis estudios en el Conservatorio Nacional de Música.

Desafortunadamente no continué mis estudios porque me casé, nació José Carlos y regresé a Sucre con José Carlos pequeño, su padre se fue a Francia y no supimos de él hasta que mi hijo tenía 11 años aproximadamente, para entonces, después de divorciarnos ya estuve casada con Walter Solón, eso fue el 5 de junio de 1954. Trabajé como maestra en todos los ciclos de enseñanza en Sucre y La Paz. Residimos en la ciudad de Sucre donde Walter pintó los murales y cuando esperaba a Pablo, Walter viajó a La Paz a pintar el mural en el edificio de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos, yo me quedé en Sucre hasta que Pablo naciera.

El año 1958 me trasladé a La Paz. El año 1961, por examen de competencia y concurso de méritos opté a la asignatura de Literatura Infantil, Rítmica y Rondas en la Escuela Normal Superior, en los cursos de profesionalización docente. En esa oportunidad Paz Nery Nava, ilustre maestra poetiza y escritora, me invitó a participar del Comité de Literatura Infantil que recién se organizaba. Con la ayuda de la bibliografía que Walter me traía de sus viajes y de Paz Nery Nava diseñamos el primer programa de Literatura Infantil que en un Congreso de Normales fue incluido como parte de los programa de estudio de las normales. El año 1962 viaje a México donde estudié Literatura Infantil en el Instituto Normal Superior, al retornar al país me reintegré al Comité de Literatura Infantil. En ese entonces la institución femenina CONIF me condecoró con un Diploma y la Kantuta de Plata por mi labor a favor de la literatura infantil.

En 1971, cuando se dio el golpe de Estado por Banzer, fui retirada de la Escuela Normal Superior y me dieron un cargo de profesora de música en el colegio Hugo Dávila, lo queme significó descenso en mi categoría del magisterio, cuando pregunté el porqué me dijeron: “pero su hijo había sido guerrillero” les respondí: “que a mucha honra” y no solicité otro cargo, sin embargo el Director de Educación Musical que fue mi compañero en la Normal y conocía mi trayectoria como maestra me llamó para decirme que podía trabajar en el colegio Hugo Dávila, ofrecimiento que acepté porque el colegio donde José Carlos comenzó su lucha apoyando a su director en una huelga de hambre.

En 1972 ingresé a la organización UMBO Unión de Mujeres de Bolivia dirigida por entonces por la profesora Delia de Quezada y posteriormente por la que fuera presidenta doña Lidya Gueiler, nuestra tarea era denunciar internacionalmente el golpe de Estado de Banzer y lo que estaba pasando en Bolivia. Tomamos contacto con Amnistía Internacional; pero fundamentalmente nuestra labor era prestar ayuda a las compañeras que estaban detenidas en Chonchocoro, nuestro nexo era un sacerdote italiano a quien le era permitido el acceso por el Ministerio de Gobierno de la dictadura de Banzer. Les hacíamos llegar ropa, objetos de limpieza y todo lo que nos solicitaban, hacíamos colectas para la compra de todos ellos, Con la hermana Pilar Zaldua viajamos a las minas llevando ayuda a las esposas de los trabajadores mineros que habían sido asesinados o que estaban presos.

En 1976 se funda la Asamblea Permanente de los Derechos Humanos y la hermana Ana María Ajuria me invita a pertenecer, allí continúa mi labor de ayuda y denuncia, se producían e imprimían boletines, los que distribuíamos clandestinamente y los enviábamos al exterior, algunas veces reuníamos dinero para publicar una solicitada en los periódicos El Diario o Presencia que debía pasar por una censura del Ministerio del Interior, en alguna ocasión tuvimos la ayuda de Ana María Romero que nos daba curso a un comunicado con alguna denuncia. Fui presidenta de la departamental de la APDH en una época difícil cuando se dictó el Decreto 21060 y también prestamos ayuda a los compañeros que venían en la Marcha por la Vida, con el equipo de médicos y llevándoles abarcas para muchos que venía caminando con los pies llagados. Se organizaron también, en el colegio que dirigía la Hermana Ana María Ajuria, cursos para los alumnos en los que se les explicaba los 30artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y su aplicación en diferentes situaciones de su vida.

En 1987 la Federación Internacional de los Derechos Humanos invitó a las organizaciones de Derechos Humanos para conmemorar el Bicentenario de la Revolución Francesa, fui elegida por el Comité Ejecutivo de la APDH para representara Bolivia en Paris, fue una reunión a nivel mundial, lleve cuadros con datos estadísticos sobre la situación socioeconómica de la población boliviana, especialmente de la niñez, asimismo informes demostrando la vulneración de los Derechos Humanos en el país y la mía en particular con la Detención y Desaparición de mi hijo José Carlos. Ese año en un acto en el que se conmemoraba el aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, recibí de parte de la Asamblea Permanente la condecoración Ana María Ajuria. Después de la detención y desaparición de mi hijo José Carlos acaecida en la ciudad de Santa Cruz el 3 de febrero de 1972, me dediqué a denunciar este hecho y reclamar para que me digan dónde está, publiqué solicitadas en el periódico Presencia, escribí una carta abierta al Arzobispo de Sucre que lo bautizara, en todos los espacios democráticos que se abrieron en el país hice mis reclamos ante los diferentes gobiernos, me constituí en parte civil en el juicio de responsabilidades que se le hizo a Banzer en el parlamento.

En 1981, año del golpe militar de García Mesa fui detenida porque en representación de la APDH y de UMBO (Unión de Mujeres de Bolivia) era delegada ante el CONADE, (Comité de Defensa por la Democracia) en este Comité participaban no sólo partidos políticos, sino organizaciones sindicales, iglesias y organizaciones civiles, era un frente amplio que se organizó después de los atentados que se produjeron como el asesinato del Padre Luis Espinal. Fui llevada en las ambulancias desde la COB al cuartel del Estado Mayor donde fuimos golpeados, robados, luego salí al exilio a Lima – Perú junto a mi familia, en esa oportunidad salieron del país muchos compañeros de la APDH y organizamos el Comité por la Defensa del Pueblo Boliviano, publicamos boletines con denuncias de todas las violaciones a los DDHH que se cometían en el país. Desde allí asistí a la primera reunión de Familiares de Detenidos Desaparecidos que se realizó en San José de Costa Rica que fue organizada por el Padre Vives, asistieron compañeros y compañeras de varios países de Latinoamérica para denunciar lo que pasaba en sus países como resultado de la aplicación del Plan Cóndor, se resolvió organizar la Federación Latinoamericana de Familiares de Detenidos Desaparecidos FEDEFAM, en diciembre del mismo año nos volvimos a reunir en Caracas – Venezuela- donde se constituyó orgánicamente FEDEFAM. Retorné a Lima desde allí enterada de que se había organizado en NNUU la mesa de trabajo Señor Theo Van Boger quien lo dirigía, haciendo mi denuncia de lo que pasó con mi hijo José Carlos, pero lamentablemente no obtuve ninguna respuesta. Regresamos al país cuando se restituyó la democracia con el gobierno de don Hernán Siles Zuaso, reuní a los familiares de detenidos desaparecidos y se organizó la Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos y Mártires por la Liberación Nacional, ASOFAMD. Después del episodio de Teoponte un grupo de familiares dirigidos por doña María Luisa Bonadona se organizaron bajo la denominación de Mártires por la Liberación Nacional, junto a ellos conformamos la ASOFAMD.

En diciembre de 1983 en recordación al día de la Declaración Universal de los Derechos humanos el Dr. Siles dictó un decreto por el que se creaba la comisión para el esclarecimiento de ciudadanos detenidos desaparecidos que tuvo muy poca duración, sin embargo dos compañeros José Pinelo y una muchacha cuyo nombre no recuerdo, tuvieron acceso a los libros del cementerio y encontraron que durante los años de la dictadura de Banzer se habían ingresado a ese recinto 14 cadáveres, algunos tenían registrado su nombre los que fueron enterrados en nichos y el resto en una fosa común. Trabajamos mucho para lograr que un médico forense nos colaborara, tuvimos que solicitar los servicios de los forenses de la morgue, que lo hicieron de mal agrado porque destruyeron pruebas y en el cementerio no existía la infraestructura suficiente para este tipo de trabajo.

Continué con mi infructuosa labor de búsqueda de los restos de José Carlos pero tenía la satisfacción de que los familiares nos habíamos organizados formábamos parte de la Federación Latinoamericana de familiares. FEDEFAM, asistimos a sus Congresos que se realizaban cada año en diferentes lugares d Latinoamérica. Vino un experto de la Comisión Interamericana de DDHH de la OEA, dictó unas charlas, le comenté el caso de José Carlos y le pregunté si aún podía acudir a la Comisión me explicó que la desaparición forzada es un delito de lesa humanidad y que no prescribe y que podía acudir allí, de esta manera viaje con Walter a Washington, llevé toda la documentación que tenía sobre la desaparición de José Carlos y me entreviste con la Secretaria Ejecutiva de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, me indicó que aun después del tiempo pasado tenía oportunidad de recurrir a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, pero que debía tener un interlocutor. En Washington, me puse en contacto con José Miguel Vivanco que dirigía American Watch, quien después de observar los documentos me dijo “que no era fácil pero no imposible”, me dio una lista de acciones y documentos que debía enviarle.

A mi retorno me puse a conseguir todo lo que me solicitó, hablé con Juan del Granado que dirigía la comisión de Derechos Humanos en la Cámara de Diputados para que averiguara dónde estaban los obrados del juicio de responsabilidades que se le hizo a Banzer, le dijeron que estaban en la bóveda del Banco Central por lo tanto eran inaccesibles, luego hicimos junto a las compañeras de ASOFAMD una campaña para que el Congreso apruebe la Convención sobre Desaparición Forzada que se aprobó tiempo antes en una reunión de la OEA y que no había sido firmada por el Estado Boliviano. Luego pedí una certificación de habernos constituido en parte civil en el juicio contra Banzer, que pude conseguir gracias al Dr. Luis Ossio, que en esos años era Vicepresidente del país. También participé de mis gestiones a Luis Adolfo Siles quien fuera representante por Bolivia en una gestión de la Corte Interamericana, él escribió una nota a la Secretaria Ejecutiva de la CIDH de la OEA. Envié al Dr. Vivanco todos estos documentos y presentó la denuncia ante la CIDH desde donde se hizo una consulta al gobierno boliviano, instancia que demoró mucho en responder, era el gobierno de Jaime Paz Zamora. Continué insistiendo por todos los medios que tenía a mi alcance hasta que en el gobierno de Sánchez de Lozada, la subsecretaria de Derechos Humanos del Ministerio de Justicia dirigida por el Lic, Morató respondió en un informe que daba muchos datos, inclusive nombres de los posibles responsables de la desaparición de José Carlos. Por tanto el Estado Boliviano reconocía los hechos y admitía su responsabilidad, informe que fue enviado a la CIDH de la OEA. Los personeros del Estado boliviano trataron de justificar los hechos. Se me propuso hacer un arreglo amistoso que no acepté. La Corte le permite al Estado acusado nombrar un juez ad hoc para que forme parte del tribunal, contrataron para su defensa un abogado también de Washington. Como el Estado Boliviano insistía en un arreglo amistoso, se me solicitó asistir a una audiencia privada en la que me mantuve firme en no admitir un arreglo amistoso. Cuando salimos de la audiencia el juez as hoc que era un Dr, Broker me dijo en inglés, porque no hablaba español, “desearía que todas las madres del mundo fueran como usted” – I wish that all mothers of the world will be like you.

El trámite duró 8 años en la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos por dilación del Estado Boliviano que no respondía a los requerimientos de la CIDH. Viajé nuevamente a Washington y pedí que el caso pasara a la Corte, de esta manera el caso fue a la Corte Interamericana de DDHH con sede en San José Costa Rica. Después dedos años, el año 2000 la Corte dictó sentencia contra el Estado Boliviano y dos años después – 2002 – dictó la sentencia de reparaciones en la que determinaba doce puntos que el Estado debía cumplir. Hasta ahora ha cumplido algunos pero no todos, entre ellos el que para mí es el más importante: EL ESTADO DEBE EMPLEAR TODOS LOS MEDIOS NECESARIOS PARA LOCALIZAR LOS RESTOS MORTALES DE LA VICTIMA Y ENTREGARLOS A SUS FAMILIARES, por que la Corte considera que la entrega de los restos mortales en casos de detenidos desaparecidos es un acto de justicia y reparación en sí mismo. El Estado reconoció que no cumplió con la sentencia y prometió poner todos los medios necesarios para encontrar los restos de José Carlos. Entre tanto en el país continúa el juicio que viene durando nueve años.

El 6 de diciembre de 2008, después de ocho años de iniciado el proceso, el juez de turno en lo civil en Santa Cruz dicta la sentencia en laque no se condenó a los imputados por el delito de Desaparición Forzada y solo se condenó a tres de ellos por el delito de privación de libertad, a dos años y ocho meses de cárcel, además se absolvió a los imputados del delito por vejámenes y torturas aplicándoles, aun cuando se trata de delitos de lesa humanidad, el beneficio de la prescripción. Se ha apelado la sentencia y desde el mes de noviembre en que fue dictada la sentencia solo se ha señalado una audiencia que fue suspendida por excusa de uno de los jueces. La fiscalía representada por la abogada Pura Cuellar no hizo ni una sola acción por encontrar los restos de José Carlos. Se ha apelado y estamos en espera de la decisión del juez para una nueva audiencia. Han pasado 37 años de la desaparición de mi hijo, tengo 83 años y continuaré en su búsqueda mientras el Señor me dé su fortaleza.

Gladys Oroza de Solón nos dejo un 19 de Marzo del 2012

 

 

Proyecto Rositas: Ministerio afirma que no cuenta con ninguna información

El ministro de Energía, Rafael Alarcón, respondió a un cuestionario de cuatro puntos sobre impactos y procedimientos técnicos y legales en el proyecto hidroeléctrico Rositas, con la frase: “Una vez que se cuente con toda la información del proyecto, se contará con la información suficiente para contestar esta pregunta”. Continúa leyendo Proyecto Rositas: Ministerio afirma que no cuenta con ninguna información

Nosotros también tenemos nuestro pintor

[Walter Solón Romero Gonzales] En el colegio Sagrado Corazones de Sucre la educación era muy rígida. Casi siempre a media mañana había que rezar el rosario. En la mañana ir a misa. Todo eso imponía una disciplina. Había un taller de mayores, un taller de menores y la sala de primaria. Continúa leyendo Nosotros también tenemos nuestro pintor