Hermano Don Quijote, tu palabra hiere más que tu lanza