¿A quién vosotros servís con tanto celo si clavado estoy en la pared sin libertad ni canto?