A la muestra de Solón no podemos ir con la idea de distraernos como en un cine, sino que debemos ingresar en ella como al ambiente solemne de una biblioteca.

Martín Vargas, 1946