Devorando bosques para alimentar vacas

Un estudio del 2015 sobre las causas de la deforestación en siete países de América del Sur señala que en el período 1990 al 2005 se perdieron 57 millones de hectáreas de bosques (1). Según este estudio, citado por el informe del 2016 de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) “El Estado de los Bosques del Mundo”: el 71 % de la deforestación se debe a la expansión de los pastos destinados al pastoreo extensivo especialmente para la ganadería ovina.

Este estudio señala que en el caso Boliviano casi el 40 % de la deforestación ocurrida entre 1990 y el 2005 se debió a la expansión de pastizales para la ganadería. Un 27 % fue provocada por la agricultura comercial y sólo un 5 % se debió a los pequeños agricultores.

Otro estudio que lleva el título “El contexto de la deforestación y degradación de los bosques en Bolivia”(2) señala que en el período del 2000 al 2010 la ganadería habría sido responsable de casi el 52% de la deforestación en el país. Si se tome en cuenta solamente el quinquenio del 2005 al 2010, el 60% de la deforestación en Bolivia sería producto de actividades ganaderas.

No toda área quemada es área deforestada. La gran mayoría de los dos millones de hectáreas quemadas en Bolivia son pastizales, herbazales y matorrales. Los bosques efectivamente deforestados en un año están entre las 200.000 y 250.000 hectáreas. Según estos estudios, la ganadería que más áreas quema es la que usa pastos naturales emplea, mientras la ganadería que más deforesta es aquella que utiliza pastos sembrados.

02

En Bolivia la mayoría de los desmontes de bosques se dan de manera ilegal. Según un informe de la ABT del 2012 más del 80 % de la deforestación que ocurre en Bolivia no cuenta con las respectivas autorizaciones legales. La deforestación por ganadería se produce sobre todo en la Chiquitanía (en las cercanías de San Ignacio de Velasco, Concepción, San José de Chiquitos y Puerto Suárez), y en segundo lugar en la provincia Vaca Diez del Beni, en el limite departamental entre Beni y Pando.

El siguiente mapa elaborado en el año 2012 por Müller R. y otros autores hace un pronóstico de la expansión de la ganadería para el 2030 y muestra la gravedad de su impacto sobre la deforestación de las tierras bajas de Bolivia.
En este mapa se puede apreciar que las áreas que están en color negro, y que actualmente son bosques, tienen una probabilidad casi del 30% de ser deforestadas para fines ganaderos.

03

A partir de la década de 1980 se produjo en Bolivia uno de los más grandes procesos de deforestación debido a la expansión de la agricultura comercial de mediana y gran escala. Está dinámica fue estimulada en parte por inversionistas del Brasil que aprovecharon el bajo costo de la tierra y las preferencias arancelarias que se instauraron en el marco de la CAN (Comunidad Andina) que comprendía a Colombia, Perú, Ecuador, Venezuela y Bolivia. Algo similar podría ocurrir en los próximos años con la producción de carne para la exportación. Un crecimiento de la actividad ganadera para satisfacer la demanda internacional tendría impactos desbastadores sobre los bosques que aun sobreviven en el país.

El Atlas de la Carne elaborado por la Fundación Heinrich Böll, en base a un estudio del Instituto Nacional de Pesquisas Espaciais del Brasil, sostiene que más del 60% de los espacios deforestados se usan para la cría vacuna, y afirma que “la selva tropical más grande del mundo está siendo destruida principalmente para alimentar ganado”.

—-

1 De Sy, V., Herold, M., Achard, F., Beuchle, R., Clevers, J.G.P.W., Lindquist, E. y Verchot, L.V. 2015. Land use patterns and related carbon losses following deforestation in South America. Environmental Research Letters.

2Müller R., Pacheco P., y Montero JC. 2014. El contexto de la deforestación y degradación de los bosques en Bolivia: Causas, actores e instituciones. Documentos Ocasionales 100. CIFOR.

Un comentario en “Devorando bosques para alimentar vacas

Los comentarios están cerrados.