2. La CND de Bolivia

Bolivia presentó ante la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC) su Contribución Prevista Nacionalmente Determinada (INDC, por su sigla en inglés), el 12 de noviembre del año 2015 y la ratificó como Contribución Nacionalmente Determinada (CND) el 5 de octubre de 2016, según el portal del CMNUCC.

La CND de Bolivia es del tipo de políticas y acciones, y cubre tres sectores:

1. Agua. Incrementar de forma integral la capacidad de adaptación y reducir sistemáticamente la vulnerabilidad hídrica del país.

2. Energía. Incrementar la capacidad de generación eléctrica a través de energías renovables para el desarrollo local y de la región.

3. Bosques y agricultura. Incrementar la capacidad de mitigación y adaptación conjunta, a través del manejo integral y sustentable de los bosques.

Las contribuciones en los sectores de energía y bosques cubren acciones de mitigación, mientras la del sector agua es únicamente de adaptación al cambio climático. Para fines del presente informe nos concentraremos en los sectores de energía, bosques y agricultura que incluyen medidas de reducción de emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI).

La CND de Bolivia no hace ninguna referencia a las emisiones de GEI del país ni menciona cual será exactamente la reducción o incremento en términos de toneladas o variaciones porcentuales de CO2eq para los sectores de energía, bosques y agricultura.

2.1 Bolivia y sus emisiones de GEI 

No existen datos oficiales actualizados de emisiones de GEI de Bolivia. Los datos oficiales más recientes son del año 2004 y se basan en la segunda comunicación nacional presentada por Bolivia a la CMNUCC. A partir de esta segunda comunicación de Bolivia, la CMNUCC calcula que las emisiones de Bolivia eran de 92 millones de toneladas de dióxido de carbono equivalente (MtCO2eq).

El Potsdam Institute for Climate Impact Research (PIK) y el Climate Analysis Indicators Tool (CAIT) del World Resources Institute tienen datos de emisiones de 2014 para Bolivia, a través de estimaciones con base en diferentes fuentes. El PIK estima que las emisiones totales de Bolivia para el año 2014 eran de 160 MtCO2eq, mientras el CAIT considera que fueron 134 MtCO2eq para ese mismo año. En este informe tomaremos como referencia los datos del CAIT por su grado de desagregación y detalle.

cap 2-graf 1

Según el CAIT, las emisiones de Bolivia han crecido un 24% entre el año 2000 y 2014, pasando de 108 MtCO2eq a 134 MtCO2eq (Gráfico 1).

Los sectores de cambio de uso del suelo y agricultura que comprenden fundamentalmente a la deforestación suman el 81,2% de las emisiones de Bolivia. En el siguiente lugar está el sector de energía con un 16% (Tabla 3). Según el CAIT las emisiones de este sector se pueden desagregar en cinco subsectores (Tabla 4).

cap 2-tabla 3

cap 2-tabla 4

La CND de Bolivia cubre bosques y agricultura, es decir un 81,2% de las emisiones de Bolivia; pero con relación al sector de energía sólo abarca -como veremos más adelante- el sector de electricidad, que representa el 3,36% de las emisiones totales de Bolivia.

En los sectores de bosques y energía (más propiamente de electricidad), la contribución de Bolivia plantea objetivos: a) con esfuerzo nacional y b) con cooperación internacional.


Versión PDF

1. Características de las CND

En general las contribuciones a nivel de mitigación de emisiones de GEI contienen metas sin condiciones y con condiciones. Por ejemplo, Argentina señala que de manera incondicional no emitirá anualmente más de 483 millones de toneladas de GEI hasta el año 2030, y de manera condicional podría reducir esa cifra a 369 millones de toneladas si existe: a) financiamiento internacional, b) transferencia de tecnología (por ejemplo para monitorear y medir la reducción y captura de emisiones) y c) apoyo para el desarrollo de capacidades.

1.1 Cinco tipos de CND

Las CND presentadas por los distintos países son muy diversas y se las puede clasificar en cinco grandes grupos:

a) Países que disminuirán sus emisiones con relación a un año base. Es el caso de Brasil, que reduciría para el año 2025 el 37% de los GEI que emitía en 2005.

b) Países que hacen contribuciones de reducción de emisiones con relación a una proyección. En inglés esto se conoce como una desviación del business as usual (BAU, negocios como de costumbre). En este grupo está Paraguay que plantea reducir de manera incondicional 10% de sus emisiones proyectadas a nivel nacional para el año 2030 y hasta un 20% con condiciones. Ecuador también está dentro de este grupo, pero su contribución comprende sólo al sector energético y no a todas sus emisiones nacionales. Ecuador reduciría de manera incondicional entre el 20,4% y el 25% sus emisiones proyectadas para 2025 y de manera condicionada entre el 37,5% y el 45,8% de sus emisiones proyectadas en el sector energético para 2025.

c) Países que plantean metas de reducción de intensidad de emisiones con relación a su Producto Interno Bruto (PIB). Es el caso de Chile que plantea disminuir para el año 2030 entre 30% y 45% sus emisiones de CO2 por unidad de PIB respecto a los niveles de 2007. Uruguay también está en este grupo y también señala que reducirá el 32% de la intensidad de sus emisiones por kilo de carne vacuna en peso vivo para el año 2025 tomando como base el año 1990.

d) Países que fijan un límite máximo de emisiones para un año. Este es el caso de Argentina anteriormente explicado, o el de Costa Rica que emitiría no más de 9,3 millones de toneladas de dióxido de carbono equivalente (MtCO2eq) al año para el 2030.

e) Países que proponen políticas y acciones para reducir sus emisiones pero no incluyen metas explícitas de reducción de emisiones. En este grupo tenemos a países como Surinam -que por un lado- para su sector de bosques plantea un monitoreo de la tala ilegal, el establecimiento de áreas protegidas y la promoción de un manejo forestal sostenible y -por otro lado- para su sector energético señala que realizará estudios de factibilidad e iniciativas microhidroeléctricas, y otorgará incentivos a fuentes renovables de energía. La CND de Bolivia se enmarca en este grupo.

Según el tipo de CND podemos agrupar a los 12 países de Sudamérica de la siguiente manera.

cap 1-tabla 1

1.2 Comparando las CND

Los cuatro primeros tipos de CND, aunque utilizan diferentes metodologías, pueden ser medidos, cuantificados y uniformizados en base a ciertos parámetros. Por ejemplo, la CND de Paraguay señala que su proyección de emisiones sería de 416 millones de toneladas de dióxido de carbono equivalente (MtCO2eq) para el año 2030. Esto significa que si reduce un 10% de sus emisiones con relación a su proyección, el año 2030 emitiría no más de 375 MtCO2eq al año. Igualmente, la contribución de Chile que está expresada en términos de reducción de intensidad con relación a unidad del PIB, significa que este país no emitiría más de 133 MtCO2eq para el año 2030.

En la siguiente tabla podemos ver la conversión a un mismo patrón de algunas CND de países sudamericanos.

cap 1-tabla2

Como se puede apreciar, estos tipos de CND permiten convertir las contribuciones a parámetros que pueden ser comparables entre sí. En cambio las CND que se basan en políticas y acciones, como es el caso de Bolivia, no permiten apreciar cuánto el país va a reducir o incrementar sus emisiones de GEI con relación a una línea base pasada, futura o relativa al PIB.


Versión PDF

Introducción: Inconsecuencia Climática

El presente informe especial [TUNUPA Nº 106] busca analizar cuál es el desempeño de Bolivia en el cumplimiento de su contribución nacionalmente determinada (CND) para la reducción de gases de efecto invernadero (GEI), presentada en el marco del Acuerdo de París para el período 2016- 2030. Continúa leyendo Introducción: Inconsecuencia Climática

Einstein y la locura de las negociaciones climáticas

“Locura es hacer lo mismo una y otra vez
y esperar resultados diferentes”
Albert Einstein

Por Pablo Solón[1]

Después de veinte COPs las emisiones de gases de efecto invernadero continúan en ascenso y los pronósticos son que seguirán subiendo. En el año 1990 eran 38 Gt de CO2e y veinte años después llegaron a 50 Gt de CO2e[2]. Para evitar un incremento de consecuencias catastróficas de 2ºC en la temperatura mundial promedio, las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero debieron haber alcanzado su pico máximo el año pasado para empezar a reducirse este año. Sin embargo, ese año pico de emisiones no se alcanzará con toda seguridad esta década y probablemente tampoco la siguiente. Continúa leyendo Einstein y la locura de las negociaciones climáticas

Conversatorio: Radiografía de las negociaciones climáticas

¿Cuál es el resultado de dos semanas de negociaciones climáticas en Bonn del 1 al 12 de Junio?
¿Qué podemos esperar del nuevo acuerdo climático a adoptarse a fines de año en la COP21 en Paris?
¿Las promesas de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero presentadas hasta la fecha permitirán evitar una catástrofe planetaria?
¿Cuál debería ser la contribución de Bolivia a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero?

Estas y muchas otras cuestiones más serán abordadas en el conversatorio con Pablo Solón 

“Radiografía de las negociaciones climáticas”

La Fundación Solón y el Observatorio Boliviano de Cambio Climático y “Desarrollo” agradecen su participación y le invitan a compartir esta invitación con todas las personas interesadas.

Dicho evento se realizará:

Día: miércoles 17 de junio de 2015
Horas: 18:30
Lugar: Casa Museo Walter Solón Romero
Av. Ecuador Nº2519, Sopocachi, La Paz-Bolivia