Cepite, agua misteriosa

Quijote de Solon

Alfonso Gumucio, Bitácora memoriosa

Además de su obra plástica monumental y de su compromiso con Bolivia, nuestro querido Walter Solón Romero nos dejó otro legado: la Fundación Solón que desde 1994 se ha dedicado no solo a mantener, conservar, exhibir y difundir en la casa-museo de la Av. Ecuador la obra de de nuestro gran artista plástico, sino también a indagar de manera inédita la realidad del país y aportar investigaciones sobre temas tan cruciales como el agua.

Imbuido por la figura emblemática del Quijote en su lucha contra la injusticia, Walter con el apoyo de su esposa Gladys inspiraron a sus hijos José Carlos, Pablo y Walter, y a su nieto José Carlos. La madre de este último, Elizabeth Peredo Beltrán, trajo su propia trayectoria de lucha, sumando su experiencia a la tarea de hacer de la Fundación Solón un centro de referencia sobre los derechos fundamentales que deben prevalecer en la sociedad boliviana contra toda amenaza de corroer los principios y la ética social necesaria para salir adelante como país.

Con el liderazgo de Elizabeth y ahora de Pablo, y el apoyo de un directorio del que me honra ser parte, la Fundación Solón ha realizado investigaciones que se han convertido en numerosas publicaciones, ponencias en revistas especializadas y en eventos internacionales, que dan cuenta de la seriedad con que se tratan los temas que preocupan a la sociedad boliviana.

Cepite 8

El más reciente aporte es la producción del documental Cepite (2017), que aborda los problemas que generaría la instalación de mega hidroeléctricas en las gargantas de ElBala y El Chepete, sobre el río Beni. El film se estrenó a mediados de septiembre y fui invitado a compartir reflexiones con el dirigente indígena Alex Villca y con Pablo Solón.

A pesar de la “guerra del agua” y de otras banderas que sirvieron de escalera al Movimiento al Socialismo (MAS) para llegar al poder, y de los planteamientos pioneros que el gobierno hizo al inicio de su gestión en escenarios internacionales en defensa de los recursos naturales, de la madre tierra y del buen vivir, las cosas han cambiado mucho en once años de desgaste en el poder y de autoritarismo sin precedentes.

Cepite 6El oportunismo económico y la filosofía extractivista cortaron de un tajo las esperanzas de liderar la lucha por el medio ambiente. La mediocridad de los agentes gubernamentales convirtió el discurso en un cascarón vacío, a tiempo que abrazaba nociones del “capitalismo andino”, sofisma de un capitalismo extractivista puro y duro que plantea arbitrariedades como la de abrir a la explotación espacios de reserva ambiental y cultural como el TIPNIS, o de implantar proyectos de minería, exploración petrolera y gasífera, centrales nucleares o mega hidroeléctricas.

Si no fuera por organizaciones de la sociedad civil como la Fundación Solón, CEDIB, Tierra, CEDLA y varias otras, probablemente la ciudadanía estaría desinformada por el bombardeo propagandístico del gobierno que hace ver como grandes avances lo que en realidad son enormes riesgos para el futuro económico, social y cultural del país.

Cepite 7La Fundación Solón aborda con seriedad científica el tema de las plantas hidroeléctricas sobredimensionadas que el gobierno pretende imponer sin consultar con la población nacional (ni local), con el propósito enunciado de “exportar energía” cueste lo que cueste en términos ambientales, culturales o económicos.

Este “nuevo extractivismo” es denunciado por la Fundación Solón en el Boletín N° 100 de su revista Tunupa, donde con profusión de datos pone al desnudo la propaganda triunfalista y engañosa del régimen sobre una “nueva matriz energética”. Lo interesante es que los datos vienen de la empresa italiana Geodata contratada por el gobierno y de la Empresa Nacional de Energía (ENDE), y no son invento de alguna ONG ambientalista.

Cepite 2

Las represas proyectadas en las angosturas del río Beni conocidas como El Bala y El Chepete producirían inundaciones de 94 km2 la primera y 677 km2 la segunda, afectando a poblaciones indígenas, cinco de las cuales la Constitución Política del Estado (CPE) considera naciones con derechos propios.

Cepite 4Los datos son contundentes pero a veces inasibles para la mayoría de los lectores, de ahí que la Fundación Solón encaró la producción de Cepite que en 22 minutos se convierte en el complemento visual indispensable de la publicación mencionada.

Una cosa es leer que en el área potencialmente afectada hay 424 especies de flora, 201 especies de mamíferos terrestres, 652 especies de aves, 483 especies de anfibios y reptiles y 515 especies de peces, y otra es ver en imágenes ese conjunto armonioso de selva virgen que los indígenas tienen la sabiduría de usar y mantener sin destruir.

Cuando uno piensa los efectos que tendría el uso de 4.700 toneladas de explosivos, la deforestación y emisión de gas metano, la apertura de carreteras y las inundaciones, se estremece ante la temeridad de un régimen con un doble discurso cínico, por decir lo menos.

Cepite 3El documental tiene la virtud de dar la voz a las comunidades indígenas que siempre han estado allí y que serían desplazadas. Ellas no quieren otra cosa que seguir viviendo como siempre, en armonía con su territorio. Los ríos son sus caminos y el bosque su farmacia. Para ellas, ese es el buen vivir que tanto cacarea el gobierno. Algunos no lo saben, pero el agua de nuestros ríos viene en primera instancia de los bosques. La destrucción de la selva mermaría la humedad que se condensa en las altas montañas.

20-embalse_chepete_400_bala_220Más allá de la destrucción de la naturaleza está la deuda de 6.000 millones de dólares y la inviabilidad económica de las mega hidroeléctricas, que no toman en cuenta la evolución del planeta. El abaratamiento de la energía solar y eólica está haciendo que muchos gobiernos abandonen la energía atómica e hidroeléctrica. Incluso con los precios actuales Bolivia no podría vender esa energía hidroeléctrica porque el costo de producción sería más alto.

A lo anterior se suma la corrupción con que el gobierno acomete sus empresas, corrupción interna y empresarial, y corrupción de dirigentes locales a los que soborna para validar a posteriori los proyectos que ya ha decidido hacer, pese a quien pese.

Donde los burócratas del gobierno ven oro, petróleo, energía eléctrica y otros bienes comerciables, los indígenas ven ríos navegables, peces para alimentarse, plantas medicinales, aves y mamíferos que no tienen dónde ser “relocalizados”. Como dice Alex Villca: “Los recursos naturales protegidos tienen un valor superior a lo que ganaría el Estado vendiendo energía”.

Bitácora memoriosa