Estado de situación de la energía solar en Bolivia

¿Cómo estamos aprovechando la radiación solar en Bolivia? ¿Cuánta potencia de energía fotovoltaica tenemos instalada? ¿Cuánta de esta potencia está conectada al Sistema Interconectado Nacional? ¿Cuáles son las proyecciones para el futuro? ¿Cómo lo estamos haciendo en comparación a otros países de la región que también tienen una alta radicación solar?

 

0,24% DE ENERGÍA SOLAR A DICIEMBRE DEL 2016

La potencia efectiva en Bolivia a diciembre del 2016 fue de 2.162,97 megawatts (MW) e incluye el Sistema Interconectado Nacional (SIN), los Sistemas Aislados (S.A.) y los Autoproductores según el informe estadístico de la Autoridad de Fiscalización y Control Social de electricidad. En el Sistema Interconectado Nacional existen 1.901,86 MW y en los Sistemas Aislados más los Autoproductores tenemos 261,10 MW. El SIN como su nombre lo indica es la red nacional de electricidad que cubre gran parte de las principales ciudades del país. Los Sistemas Aislados no están conectados a dicha red nacional y sólo cubren poblaciones pequeñas alejadas.  Los Autoproductores son fundamentalmente empresas mineras, agroindustriales o de otro tipo que generan su propia electricidad.

De ese total de 2.162,97 MW, todas las hidroeléctricas representan el 22,36% (483,58 MW), las termoeléctricas que funcionan mayoritariamente con gas natural constituyen el 72,21% (1.561,93 MW) y las energías alternativas alcanzan a un 5,43% (117,46 MW).

Los 117,46 MW de potencia efectiva de energías alternativas están constituidos por 5,1 MW de energía solar, 27 MW de energía eólica,  y 85,36 MW de energía de biomasa que se produce a partir de la utilización por ejemplo del bagazo de caña de azúcar.

En términos porcentuales esto significa que, a diciembre del 2016, la energía fotovoltaica representa  apenas el 0,24% del total de la potencia efectiva en el país, la energía eólica el 1,25% , y la generación eléctrica a partir de biomasa el 3,95%.

Captura de pantalla 2017-10-31 a la(s) 11.33.03Captura de pantalla 2017-10-31 a la(s) 11.33.12Los 27 MW de energía eólica están conectados al Sistema Interconectado Nacional (SIN), los 5,1 MW de energía solar fotovoltaíca forman parte del sistema aislado que abastece a la población de Cobija, Pando, y los 85,36 MW de energía generada con biomasa se encuentran en el sector de Autoproductores.

El sistema de generación de Cobija es un sistema híbrido basado en energía fotovoltaica y diésel que cuenta con 17.334 paneles solares policristalinos de 300 watts. Este proyecto fotovoltaico fue construido con una inversión de 11,3 millones de dólares, de los cuales 4,98 millones de dólares provienen de ENDE y 6 millones de dólares de la cooperación Danesa.  El objetivo de esta instalación fotovoltaica es evitar el consumo de 1,9 millones de litros por año de diésel subvencionado y generar un ahorro de 1,8 millones de dólares por año.

En síntesis, a diciembre del 2016 solamente un 0,29% de la potencia efectiva en el país provenía de fuentes fotovoltaicas no conectadas al SIN.

PROYECTOS EN CURSO

Actualmente existen cinco proyectos que están en la fase de construcción, licitación o diseño. Cuatro de ellos estarían conectados al SIN y uno sería parte de un sistema aislado similar al caso de Cobija. De concretarse estos proyectos, se llegaría a una potencia total de energía fotovoltaica de 175,8 MW para el año 2018-2019.

El proyecto solar fotovoltaico más grande será el de Uyuni, Potosí, que tendrá una capacidad de 60 MW y entrará en funcionamiento a fines del 2017 o principios del 2018. Este proyecto será uno de los primeros en estar integrados al SIN. Según la Ley N° 769 del Presupuesto General del Estado para la Gestión Fiscal 2016, este proyecto cuenta con un financiamiento de 654 millones de bolivianos provenientes del Banco Central de Bolivia y es ejecutado por ENDE.

El proyecto Oruro Fase I, de 50 MW, entraría en funcionamiento el año 2018 bajo la supervisión de ENDE Guaracachi, con un costo total de 870 millones de bolivianos. El proyecto tiene un financiamiento parcial de la Agencia Francesa de Desarrollo (AFD) por un monto de hasta sesenta millones de euros.

De menor escala, pero también integrado al SIN, es el proyecto Yunchará, Tarija, de 5 MW que está prácticamente concluido con una inversión de 12 millones de dólares.

A estos proyectos hay que añadir la fase II de la planta fotovoltaica de Oruro. Este proyecto tendría también una potencia de 50 MW y estaría en funcionamiento el 2018 o 2019 con una inversión de 125 millones de dólares.

De otra parte, y no conectado al SIN, está el proyecto solar híbrido de Riberalta de 5.8 MW, con una inversión de 12 millones de dólares

En síntesis, parafines de esta década se tendrían  en operación 165 MW de energía fotovoltaica integrados a la red y más de 10 MW en sistmas aislados, haciendo un total de 175,8 MW de energía fotovoltaica.

DOS PAISES DE ALTA RADIACION SOLAR

Bolivia y Chile son los países con mayor radiación solar de Sudamérica. Bolivia tiene una población de 11 millones de habitantes y una superficie total de 1.098.581 km2. La más alta radiación solar se registra en el sur de Bolivia. Por su parte, Chile tiene una población de 18 millones, una extensión de 756.102 km2 y su más alta radiación solar esta en el norte del país, en el desierto de Atacama.

En el 2012, Chile tenía en operación sólo 3 MW de energía fotovoltaica. A finales del 2016 alcanzó 1.041 MW en operación,  y en los primeros ocho meses del 2017 subió a 1.748 MW de energía fotovoltaica en operación según el reporte de septiembre de la Comisión Nacional de Energía (CNE) de Chile. Además, según esta misma fuente, hay otros 308 MW de instalaciones fotovoltaicas en pruebas y 264 MW de centrales solares en construcción. Por último, la CNE de Chile informa que existen otros 1.500 MW en proyectos fotovoltaicos ya aprobados y que además existen 8.000 MW en proceso de calificación.

En el 2012 la energía solar fotovoltaica prácticamente no figuraban en las estadísticas de Chile. En el 2014 aparecieron con un 1% y en el 2016 llegaron al 5% de la potencia total de generación eléctrica instalada. Según la CNE de Chile en el 2017 la energía fotovoltaica ya representa el 7 % del total de potencia instalada.

Si comparamos los datos oficiales de Bolivia y Chile podemos constatar que para fines del 2016 la energía fotovoltaica en Bolivia era de 5,1 MW mientras en Chile llegó a 1.041 MW. A fines del 2017 con la entrada de las plantas fotovoltaicas de Uyuni y Yunchará se alcanzarán los 70 MW en Bolivia mientras que en Chile se estarán por los 2.000 MW tomando en cuenta los 1.748 MW actualmente en operación y los 308 MW en pruebas.

Captura de pantalla 2017-10-31 a la(s) 11.33.24En términos per-capita, a fines del 2017 Bolivia tendra 6 vatios por persona mientras Chile estará con 114 vatios de energia fotovoltaica por persona.  El avance en energía fotovoltaica es muy modesto en Bolivia si lo comparamos con Chile. Si todos los proyectos solares de Bolivia estarían en funcionamiento para el 2018 sólo representarían un 6% de las iniciativas fotovoltaicas que tendría en operación Chile para ese mismo año. Las declaraciones de autoridades en sentido de que somos lideres en energía renovable no tienen asidero real y lejos de ayudar confunden a la población.

Vivimos tiempos de revolución en la energía solar. Para que Bolivia se coloque a la altura del desafío debe no sólo acelerar el paso, sino repensar el futuro energético del país, dejando de una vez por todas proyectos inviables como las mega hidroeléctricas de El Bala y Chepete. Bolivia necesita apostar agresivamente por una mezcla de energías alternativas como la solar, la eólica y pequeñas hidroeléctricas de pasada.

Bolivia tiene todas las posibilidades de ser una vanguardia en energía solar si se abandonan los modelos obsoletos de desarrollo del siglo pasado y se hace una lectura correcta de los desafíos del siglo XXI en el cuál, para salvar la vida en la Tierra, debemos avanzar hacia el fin de la era de los combustibles fósiles y las energías contaminantes y destructoras de la naturaleza.