¿Bolivia líder en energía solar?

[Pablo Solón] Bolivia tiene todas las condiciones para convertirse en un país que está a la cabeza de la energía solar en Sudamérica. Sin embargo, estamos retrasados.

Durante los últimos años se ha puesto en funcionamiento 5MW de energía fotovoltaica en Cobija. Este es un sistema aislado que no está integrado a la red interconectada de electricidad del país y que usa la energía fotovoltaica para reducir el consumo de diésel en la provisión de electricidad para Cobija. Así mismo, está en curso otro proyecto no integrado a la red de 5 MW para Riberalta y Guayanamerín.

Integrados al Sistema Interconectado Nacional tenemos actualmente en construcción una planta de 60 MW de potencia en Uyuni, otra planta de 50 MW en Oruro y una más pequeña de 5 MW en Yunchara, Tarija. Cuando estas plantas entren en funcionamiento Bolivia tendrá por primera vez 115 MW de energía fotovoltaica conectados a la red. A estos proyectos hay que añadir la fase II de la planta fotovoltaica de Oruro de 50 MW que estaría en construcción el 2018 o 2019.

En síntesis, integrados a la red se tendrían en operación 165 MW de energía fotovoltaica para el 2018-2019 y más de 10 MW de energía solar en proyectos aislados no integrados a la red.

Proyectos de energía solar conectados al SIN

Este avance es muy modesto si lo comparamos con el de Chile que tiene una radiación solar similar a la de Bolivia.

Si todos los proyectos solares de Bolivia estarían en funcionamiento para el 2018 sólo representarían un 6% de las iniciativas fotovoltaicas que tendrían en operación Chile para ese mismo año.

Vivimos tiempos de una revolución de la energía solar. Cómo se puede apreciar, en el 2012 Chile apenas tenía 3 MW instalados y en el 2016 supero los 1800 MW de energía fotovoltaica. El crecimiento de la energía solar es exponencial y Bolivia debe colocarse a la altura del desafío.

Lo peor que las autoridades pueden hacer es creer que somos líderes en energías renovables cuando la realidad es que debemos acelerar el paso y repensar el futuro energético del país, dejando de una vez por todas proyectos inviables como los de las mega hidroeléctricas de El Bala y Chepete, y apostar agresivamente por una mezcla de energías alternativas como la solar, la eólica y las pequeñas hidroeléctricas de pasada.

El futuro de la electricidad no es la energía nuclear. Es un grave error invertir 300 millones de dólares en un centro de investigación nuclear cuando muy bien se podría invertir ese dinero en un Centro de Investigación de energía Solar y sistemas de Almacenamiento de Electricidad, y catapultar el desarrollo de proyectos de energía solar en el país.

Pensar que Bolivia jugará un papel destacado en la energía nuclear del siglo XXI es un sueño trasnochado y suicida. Bolivia tiene todas las posibilidades de ser una vanguardia en energía solar si se abandonan los modelos obsoletos de desarrollo del siglo pasado y se hace una lectura correcta de los desafíos de este siglo en el cuál, para salvar la vida en la Tierra, debemos avanzar hacia el fin de la era de los combustibles fósiles y las energías contaminantes y destructoras de la naturaleza.

 

 

El tema de fondo son las mega hidroeléctricas

Entrevista a Pablo Solón sobre las acusaciones del gobierno:

Tenemos que discutir el tema de fondo que es el de las mega hidroeléctricas que se piensan construir para salir del callejón sin salida a mediano plazo del subsidio insostenible al gas de las termoeléctricas. La alternativa no son estos mega proyectos inviables sino una combinación de energía solar, eólica y de pequeñas hidroeléctricas para ir remplazando gradualmente a las termoeléctricas y salir poco a poco del subsidio al gas que se hará cada vez más insostenible.

Es tiempo de hacer girar los medidores de luz al revés

¿Es posible que los medidores de luz eléctrica giren al revés y que los consumidores de electricidad se conviertan en productores de electricidad; comprando no sólo electricidad sino vendiendo también energía a la red? En varios países los medidores de electricidad ya han empezado a girar al revés y ese es el futuro de la generación eléctrica.

Hasta hace poco la electricidad sólo se producía en grandes o medianas empresas de generación eléctrica a carbón, petróleo, gas, energía nuclear o energía hidráulica. Esta situación ha empezado a cambiar. La electricidad comienza a ser producida en los techos de las casas a través de paneles solares. Durante las horas de alta intensidad solar las familias que poseen dichos paneles solares venden la electricidad a la red y sus medidores giran al revés. En la noche compran de la red la electricidad que necesitan y sus medidores marchan hacia delante. Al final del mes, cuando llega la factura de luz, se hace un balance de la cantidad de energía que vendieron y compraron de la red. El resultado es una factura de luz mucho más baja y en algunos casos la compañía de electricidad les debe dinero porque han vendido más electricidad de la que han consumido.

¿Es posible que los medidores de luz giren hacia atrás en Bolivia? ¿Qué se necesita para hacerlo realidad? Este miércoles 28 de Junio a horas 18:30 les invitamos al conversatorio “Propuestas para promover la energía solar en Bolivia” a realizarse en la Casa Museo Solón, Av. Ecuador 2517 de la ciudad de La Paz.

Situación de la energía solar en Bolivia

Bolivia es uno de los países que mayor radiación solar recibe en el mundo. Dos terceras partes de Bolivia cuentan con uno de los mayores niveles de intensidad solar del planeta. La mayor radiación solar diaria media anual se presenta en el altiplano, seguido por los valles y, con menor potencial, en el trópico.

Si tomamos el promedio anual de radiación solar de Bolivia (IGH) de los años 1999 al 2013, veremos que en el altiplano sur del país alcanzamos 2.700 Kwh/m2-año (Kilowatts hora por metro cuadro al año) y en el oriente del país 1.800 Kwh/m2-año.

La radiación solar que recibe Bolivia es dos a tres veces más alta que la de Alemania, que es uno de los países que más energía solar produce en el mundo y que tiene una radiación global horizontal de 1.000 a 1200 Kwh/m2-año.

Sin embargo, Bolivia, con una superficie tres veces más grande que la de Alemania (1.098.581 km² vs. 357.168 km²), tiene hasta noviembre del 2016 una capacidad instalada de sólo 5 MW de energía solar fotovoltaica frente a más de 40.000 MW que el país germano tiene en la actualidad. En otras palabras, Alemania, con una radiación solar de menos de la mitad y una superficie de casi un tercio de Bolivia, tiene 8.000 veces más energía solar fotovoltaica instalada en su territorio.

Bolivia aún no ha aprovechado el altísimo potencial para generación de energía solar que tiene a nivel de Latinoamérica y el mundo.

En el contexto latinoamericano, según la Agencia Internacional de las Energías Renovables (IRENA por sus siglas en ingles), al año 2014 Chile lidera la región con 848 MW de energía fotovoltaica instalados, seguido de Honduras con 455 MW, México 234 MW y Perú 96 MW. Esta carrera por la energía solar fotovoltaica se acelera en el último año y medio y para julio del 2016 Chile ya tiene en operación 1.267 MW y otros 1.676 MW estarían en construcción.

Pequeños sistemas fotovoltaicos

A lo largo de las últimas dos décadas, se han ejecutado en Bolivia pequeños proyectos de aprovechamiento de radiación solar a nivel termo solar y fotovoltaico. Los proyectos termo solares que concentran la energía del sol para obtener calor se han dado sobre todo a través de cocinas solares, calefones solares y secadores de madera. Por ejemplo, la Asociación Inti Illimani ha instalado cerca de 6.500 cocinas solares en los departamentos de La Paz, Oruro y Cochabamba. Estas cocinas solares se utilizan para la cocción lenta de alimentos, el secado de productos agrícolas, y para contribuir a la reducción del consumo de combustibles como el gas en garrafas y la leña. De esta manera, se contribuye a la lucha contra la deforestación, ya que una cocina solar salva alrededor de cien árboles en 15 años.[1]

A nivel fotovoltaico, se han instalado pequeños sistemas para iluminación, telecomunicaciones, bombeo y purificación de agua, sobre todo en el área rural. La mayoría de estos pequeños sistemas fotovoltaicos son de 50 a 100 watts y almacenan la electricidad en baterías para su uso en la noche. Un ejemplo es ECOENERGÍA FALK S.R.L., que desde el año 1992 ha instalado 865 de estos sistemas en diferentes regiones del país.[2]

En los últimos años, mediante el Programa electricidad para vivir con dignidad dependiente del Ministerio de Hidrocarburos y Energía, se han desarrollado proyectos sobre todo para las áreas rurales alejadas de las redes de distribución de electricidad para promover la instalación de pequeños sistemas fotovoltaicos y termo solares, distribuir pico lámparas e implementar sistemas híbridos.

Algunos ejemplos de estas iniciativas son:

  • El Programa de Fuentes de Energía Moderna, que cuenta con un financiamiento de 1,2 millones de dólares de Dinamarca y que espera beneficiar a cinco mil familias hasta fines del 2016 en el departamento de Pando.
  • El Programa de Electrificación Rural-PER BID (BO-L1050), que tiene un componente de de proyectos piloto con energía renovable por un monto total de 5 millones de dólares. Este programa que debía concluir el 2016 incluía pico sistemas fotovoltaicos para beneficiar a 1.800 familias de Pando y un sistema híbrido a energía solar y diesel para atender a 124 familias en “El Espino”, Santa Cruz. “El Espino” tendrá una potencia de 60 kW y contará con 240 paneles solares de 250 watts cada uno. El costo de este sistema híbrido llegará a los 700.000 USD y está diseñado para reducir de 24 a 3 horas diarias el consumo y uso de un generador a diésel.
  • El Programa de Electrificación rural con energía renovable (PERER-BID (GRT/ NV-14258-BO)) que busca beneficiar hasta el 2018 cinco mil familias en Beni, La Paz, Potosí, Oruro y Santa Cruz por medio de sistemas fotovoltaicos y termo solares en escuelas y postas de salud, provisión de pico sistemas fotovoltaicos y la implementación de sistemas híbridos, con un financiamiento total de 5,2 millones de dólares.
  • El Programa Infraestructura Descentralizada para la Transformación Rural (IDTR II), financiado con recursos provenientes del Banco Mundial (BM), que busca llegar hasta 12.609 hogares con sistemas fotovoltaicos domiciliarios y a 138 unidades educativas con Sistemas Fotovoltaicos Sociales (SFVS) en los departamentos de Potosí y Chuquisaca hasta el año 2021. El costo total de la inversión, que incluye además la extensión de redes eléctricas y su densificación en 18 municipios de estos departamentos, asciende a 50 millones de dólares.
  • El Programa de implementación de sistemas fotovoltaicos y termo solares en 21 centros de salud del área rural de Pando.

Así mismo la Secretaría Municipal de Medio Ambiente del Municipio de La Paz, con el apoyo del municipio de Bonn de Alemania, busca desarrollar dos experiencias piloto: una para la autogeneración de electricidad para las oficinas de dicha secretaría y otra para la provisión de energía fotovoltaica a dos establecimientos escolares. Para los estudios, la adquisición de equipos y la instalación de los mismos, la Municipalidad de La Paz cuenta con un financiamiento de 106.000 euros.

Las universidades de la ciudad de La Paz también han desarrollado iniciativas orientadas a la experimentación y la capacitación. Este es el caso de la Universidad Mayor de San Andrés, que tiene instalados dos proyectos de electricidad fotovoltaica, uno fijo y otro de seguimiento al sol, que alimentan con la ayuda de baterías de plomo un sistema de 14 focos y una oficina.

Primeros sistemas aislados de 5 MW

El proyecto en operación de mayor capacidad en Bolivia se encuentra en Cobija, Pando. Se trata de un sistema de generación eléctrica híbrido basado en energía fotovoltaica y diésel. Este es un sistema aislado que no está integrado a la red interconectada de electricidad del país y que usa energía eléctrica generada por la combustión de diésel cuando la oferta de energía solar fotovoltaica no es suficiente para abastecer la demanda de Cobija.

El componente fotovoltaico de este sistema está compuesto por 17.334 paneles solares policristalinos de 300 vatios cada uno. En total, la potencia instalada es de 5,1 MW y ha tenido una inversión total de 11,3 millones de dólares, de los cuales 4,98 millones de dólares han sido provistos por ENDE y 6 millones de dólares por la cooperación Danesa.

Así mismo está en curso otro proyecto solar híbrido aislado de 5 MW para Riberalta y Guayanamerín que tiene un costo de 12 millones de dólares y entraría en operación el 2017.[3]

Primeras experiencias de conexión a la red

La primera experiencia piloto de un pequeño proyecto fotovoltaico que inyectará electricidad al Sistema de Interconexión Nacional se está construyendo en el campus de Cota Cota de la Universidad Mayor de San Andrés de La Paz con el apoyo de la Cooperación Japonesa. Este pequeño sistema consta de 250 paneles de 200 vatios cada uno. La potencia total instalada será de 50kW y se tratará de un proyecto pionero en conectarse a la red.

Un proyecto similar, también financiado por JICA, pero de 150kW de potencia, está siendo construido simultáneamente en Santa Cruz para abastecer sobre todo al aeropuerto de esa ciudad.

En una primera fase, la electricidad del sistema fotovoltaico de 50 kW que está ubicado en el campo universitario de Cota Cota será entregada sin costo alguno a la red, para posteriormente llegar a un acuerdo en torno al precio de compra de esta electricidad fotovoltaica. La conexión a la red y el pago por la energía solar será una experiencia que marcará un precedente a nivel técnico, normativo y económico que contribuirá a futuros emprendimientos de conexión a la red que se basen en el esquema de balance neto.

Proyectos de más de 50 MW integrados a la red

De concretarse lo actuales proyectos en curso, durante los años 2017 y 2018 se producirá un salto en la generación de energía fotovoltaica en Bolivia. De la fase de los pequeños proyectos piloto y los sistemas aislados, se pasará a una fase de producción de más de 110 MW.

Los proyectos de energía solar fotovoltaica de mayor envergadura hasta la fecha y que más avances presentan son el proyecto Uyuni, de 60 MW de potencia, y el proyecto Oruro Fase I, de 50 MW de potencia.

Según la Revista de Energía para todos, del Viceministerio de Electricidad y Energías Alternativas, el proyecto Uyuni de 60 MW empezará a operar el año 2017 y estará integrado al SIN (Sistema Interconectado Nacional). Este proyecto, de acuerdo a la Ley N° 769 de 17 de diciembre de 2015, del Presupuesto General del Estado para la Gestión Fiscal 2016, será ejecutado por ENDE con financiamiento de un crédito de 654.240.004 bolivianos del Banco Central de Bolivia.

El proyecto Oruro Fase I, de 50 MW, entraría en funcionamiento el año 2018 bajo la supervisión de ENDE Guaracachi, con un costo total de 870 millones de bolivianos[4]. El 19 de julio de 2016, se aprobó la Ley Nº819 por la cual se aprueba el Convenio de Crédito N° CBO 1006 01 F, suscrito entre el Estado Plurinacional de Bolivia y la Agencia Francesa de Desarrollo (AFD), por un monto de hasta sesenta millones de euros destinados al financiamiento parcial del Proyecto Construcción de la Planta Solar Fotovoltaica Oruro Fase I.

De menor escala, pero también integrado al SIN, sería el proyecto Yunchara Tarija, de 5MW[5]. Este proyecto entrará en operaciones el año 2017 y demandará una inversión de 12 millones de dólares.[6]

Estos tres proyectos fotovoltaicos que estarían en funcionamiento el 2017 y 2018 representarán una ampliación de 115 MW de potencia al Sistema Interconectado Nacional. Esto representa un importante avance, considerando que para junio del 2016 la potencia instalada en el SIN era de 1800 MW.

A estos tres proyectos que estarían en fase de contratación y ejecución hay que añadir el proyecto Oruro Fase II, de 50 MW, que está en estudio y que, de concretarse, entraría en funcionamiento el año 2019 con una inversión de 125 millones de dólares. Con la inclusión de este cuarto proyecto se tendría hasta fines de la presente década 165 MW de potencia instalada en energía solar fotovoltaica interconectada a la red nacional de electricidad con una inversión total de 2.463 millones de bolivianos (354 millones de dólares). Esto significa que en promedio la inversión sería de 2,2 millones USD por MW.

Proyectos de energía solar que estarían conectados al SIN

Próximo artículo: ¿Cuál la importancia de la energía solar en la política nacional eléctrica del gobierno para el año 2025?

Invitacion conversaotorio 2

[1] https://asointiillimani.wordpress.com/

[2] http://www.ecoenergiafalk.com/

[3] Fuente ENDE, en Revista Energía para todos Viceministerio de Energías Alternativas 12/2015

[4] Fuente ENDE, en Revista Energía para todos, Viceministerio de Energías Alternativas.

[5] Fuente ENDE, en Revista Energía para todos, Viceministerio de Energías Alternativas, 12/2015.

[6] ENDE, Memoria 2015.

Disrupción de la energía solar en Bolivia

La edad de piedra no terminó por falta de piedras sino por la emergencia de la metalurgia del cobre y el bronce. Cada cierto tiempo se produce una innovación tecnológica que produce una ruptura radical con el pasado. Ese fue el caso de la telefonía celular que desplazó a los teléfonos fijos y de las computadoras que convirtieron en reliquias a las máquinas de escribir.

A estas tecnologías se las denomina disruptivas porque trastornan bruscamente el escenario imperante. Hoy la conjunción de: a) la expansión de la energía solar fotovoltaica, b) el desarrollo de la generación distribuida de electricidad a partir de pequeñas fuentes de energía solar, c) el crecimiento del almacenamiento de electricidad en baterías, y d) el incremento de autos eléctricos está provocando una disrupción solar.

La expansión de la energía solar

La energía solar fotovoltaica ha sufrido un crecimiento exponencial en la última década. De 16 Gigavatios (GW) de potencia solar fotovoltaica instalada en el mundo el  año 2008 hemos llegado a cerca de 230 GW en el 2015. Las previsiones afirman que la potencia instalada a nivel mundial de energía fotovoltaica puede alcanzar los 540 GW para el 2019. En América Latina y el Caribe, la energía fotovoltaica tenía el año 2015 sólo una potencia instalada de 2,2 GW comparada con 172 GW de las hidroeléctricas, sin embargo, mostraba el índice de crecimiento más acelerado. En términos relativos, la energía solar fotovoltaica creció el 2015 un 166% mientras las hidroeléctricas lo hicieron en un 3%.

La razón de este crecimiento exponencial  está en la caída de los costos de la energía solar fotovoltaica. Las células solares de silicio cristalino han descendido desde 76,67 USD por vatio en 1977 hasta aproximadamente 0,36 USD por vatio en 2014. Los precios de los módulos solares están descendiendo un 20% cada vez que se duplica la capacidad de la industria fotovoltaica. Según la Agencia Internacional de Energía Renovable, el costo de las instalaciones solares de escala (incluyendo paneles solares, inversores, montaje e instalación) ya están por debajo de los 2.000 dólares por kW de potencia instalada (menos de 2 millones USD/MW), y para el 2025 estarán por debajo de 1.000 dólares por kW (menos de 1 millón USD/MW). Cada mes salen nuevos reportes con costos de energía solar aún mas bajos.

En varios países, ya se está alcanzando la paridad de red que se logra cuando los costos de producción fotovoltaica son iguales o menores a los precios de la electricidad que paga el consumidor final.

Los proyectos de energía solar fotovoltaica a escala más competitivos han empezado a distribuir regularmente la electricidad por sólo 8 centavos de dólar por kWh sin apoyo financiero, en comparación con un rango de 4 a 14 centavos de dólar de las centrales eléctricas a combustibles fósiles.

Actualmente la electricidad producida en instalaciones solares conectadas a la red tiene un costo de 0,05 a 0,10 USD/kWh en Europa, China, India, Sudáfrica y Estados Unidos.

En 2015, se alcanzaron nuevos mínimos en proyectos en Emiratos Árabes Unidos (0,0584 USD/kWh), Perú (0,048 USD/kWh) y México (0,048 USD/kWh). En mayo del 2016, una subasta solar en Dubái atrajo precios tan bajos como 0,03 USD/kWh.

Generación distribuida por consumidores

Pero además de la disminución de los costos de inversión y los precios de venta, la energía solar fotovoltaica está produciendo una  revolución en la forma de generar electricidad. En el año 2010, más del 80% de los 9.000 MW de energía fotovoltaica que tenía Alemania en funcionamiento estaba instalado sobre tejados. Los consumidores de electricidad están pasando a ser productores de energía eléctrica a través de pequeños sistemas fotovoltaicos. Los costos de estos pequeños sistemas han caído en Alemania de 7.200 USD por kW en el 2008 a 2.200 USD por kW en el 2014.

Esta generación a través de pequeños sistemas de electricidad fotovoltaica no es sólo para el autoconsumo, sino para vender a la red. Esto se conoce como balance neto: un esquema por el cual el pequeño productor residencial se conecta a la red y vende la energía fotovoltaica en las horas de mayor radiación solar para luego comprar electricidad durante la noche. A través del balance neto, la compañía eléctrica que proporciona electricidad durante las horas de oscuridad descuenta de la factura los excedentes de electricidad que compra del pequeño sistema fotovoltaico durante las horas de sol. En un principio, estos pequeños sistemas residenciales gozaban de incentivos, sin embargo, estos subsidios comienzan a ser reducidos o suprimidos por la disminución de los costos de los módulos fotovoltaicos.

La generación distribuida de electricidad a partir de pequeños productores locales de energía solar o eólica reducirá la dependencia de las compañías eléctricas, disminuirá significativamente la cantidad de energía que se pierde en la red eléctrica y hará innecesario el transporte de electricidad a lo largo de cientos o miles de kilómetros.

El almacenamiento de la electricidad

Por más de un siglo la electricidad ha sido un bien de consumo inmediato. Lo que se produce se debe consumir en el acto. Las baterías eran para artefactos pequeños, y el almacenaje en grandes cantidades de electricidad no estaba al alcance por razones económicas y tecnológicas. Esta realidad está cambiando. Cada vez más se puede almacenar electricidad en grandes cantidades para usarla en las horas de mayor demanda. Esto hará obsoletas las plantas de generación más costosas y contaminantes que entran en las horas pico, y abaratará el costo de la electricidad durante todo el día. El informe de Bloomberg New Energy Finance, “Las previsiones de almacenamiento de energía a nivel mundial, 2016-2024” estima que los costos de almacenamiento por kWh bajarán de un promedio de USD 400 en la actualidad a USD 200 en el 2020, llegando a USD 160 o menos en el 2025.

El incremento de autos eléctricos

El año 2015 se superó la barrera del millón de carros eléctricos hasta llegar a la cifra de 1,26 millones de autos vendidos a nivel mundial. Esta cifra es cien veces superior a los autos eléctricos que había en el 2010 y es el doble de los carros eléctricos que se tenía en el 2014. A diferencia de los motores a combustión interna que sólo tienen una eficiencia del 17% al 21%, los motores eléctricos tienen una eficiencia del 85% al 99%. En el 2015, ya habían 190.000 estaciones públicas de recarga para vehículos eléctricos en varios países del mundo. Muchas de estas estaciones son gratuitas y se autoabastecen con energía solar.

¿Será negocio la exportación de electricidad?

La propuesta de convertir a Bolivia en centro energético de Suramérica exportando electricidad a Sudamérica  va a contra mano de la tendencia a la generación y consumo local de electricidad que se irá imponiendo cada vez más en los próximos 15 años. Exportar electricidad no será el gran negocio del mañana porque cada país avanzará en sus propios proyectos nacionales y locales de generación de electricidad a base de energía solar y eólica. Instalar grandes líneas de transmisión para transportar electricidad por más de mil kilómetros será cada vez más un resabio del pasado. Esto no quiere decir que los cables de alta tensión desaparecerán de la noche a la mañana, seguirán existiendo así como lo hacen los cables de teléfono, pero ¿a quién se le ocurriría hoy instalar miles de kilómetros de cables telefónicos cuando existe ya la telefonía celular?

Pretender exportar electricidad en un mundo que avanza hacia la generación distribuida de electricidad es anacrónico y antieconómico. La incorporación de una tecnología solar y eólica cada vez más barata no encarecerá los precios de la electricidad sino todo lo contrario.  Los proyectos eléctricos a base de combustibles fósiles, energía nuclear o mega hidroeléctricas cada vez tendrán que competir  con unos costos de generación más bajos de estas tecnologías renovables. Muchos megaproyectos subsistirán porque sus altas inversiones ya fueron realizadas y en algunos casos amortizadas.

La tendencia es a que cada vez se hagan menos mega proyectos de generación hidroeléctrica, nuclear o en base a combustibles fósiles. Para el año 2030 casi todos los nuevos proyectos de generación eléctrica que se emprendan en el mundo serán a base de energía solar o eólica.

Hidroeléctricas: Exportar y Morir

Haga click en la imagen para bajar el Tunupa Nº 100 en PDF.

Indice:

Disrupción solar versus Mega hidroeléctricas

Por la presente queremos compartir la presentación “Disrupción solar en Bolivia” preparada por Pablo Solón para la XXXVII versión de la Cátedra Libre Marcelo Quiroga Santa Cruz de la UMSA que se llevó a cabo el 3 de marzo en el Paraninfo Universitario de la UMSA con el apoyo del Rectorado de la UMSA, la Carrera de Comunicación Social y la Fundación Solón, y que contó con la participación del ecólogo y economista catalan Joan Martínez Alier y de Alex Villca de San José de Uchupiamonas del parque Madidi.
Presentación en PDF: https://funsolon.files.wordpress.com/2017/03/disrupcion-solar-en-bolivia.pdf Continúa leyendo Disrupción solar versus Mega hidroeléctricas

¿Está preparada Bolivia para la disrupción solar?

Por Pablo Solón

Cada cierto tiempo se produce una innovación tecnológica que produce una ruptura radical con el pasado. Ese fue el caso de la telefonía celular que desplazó a los teléfonos fijos; de las cámaras digitales que hicieron desaparecer a las de película; de las computadores que convirtieron en reliquias a las maquinas de escribir. La edad de piedra no terminó por falta de piedras sino por la emergencia de la metalurgia del cobre y el bronce.

A estas tecnologías se las denomina disruptivas porque trastornan bruscamente el escenario imperante. Hoy la conjunción de la expansión de la energía solar fotovoltaica, el desarrollo de la generación distribuida de electricidad a partir de pequeñas fuentes de energía solar, el crecimiento del almacenamiento de electricidad en baterías y la estampida de autos eléctricos está provocando una disrupción solar.

El crecimiento exponencial de la energía solar fotovoltaica

La energía solar fotovoltaica ha sufrido un crecimiento exponencial en la última década. De 16 Gigavatios (GW) de potencia solar fotovoltaica instalada en el mundo el año 2008 hemos llegado a cerca de 230 GW en el 2015. Las previsiones afirman que la potencia instalada a nivel mundial de energía fotovoltaica puede alcanzar los 540 GW para el 2019.

f500x0-148121_148139_77

En América Latina y el Caribe, la energía fotovoltaica tenía el año 2015 sólo una potencia instalada de 2,2 GW comparada con 172 GW de las hidroeléctricas, sin embargo, mostraba el índice de crecimiento más acelerado. En términos relativos, la energía solar fotovoltaica creció el 2015 un 166% mientras las hidroeléctricas lo hicieron en un 3%.

f500x0-148120_148138_39

La razón de este crecimiento exponencial está en la caída de los precios de la energía solar fotovoltaica. Las células solares de silicio cristalino han descendido desde 76,67 USD por vatio en 1977 hasta aproximadamente 0,36 USD por vatio en 2014. Los precios de los módulos solares están descendiendo un 20% cada vez que se duplica la capacidad de la industria fotovoltaica. Según la Agencia Internacional de Energía Renovable, el costo de las instalaciones solares de una escala promedio (incluyendo paneles solares, inversores, montaje e instalación) ya están por debajo de los 2.000 USD por kW de potencia instalada (menos de 2 millones USD/MW), y para el 2025 estarán por debajo de 1.000 USD/kW (menos de 1 millón USD/MW). Cada mes salen nuevos reportes con costos de energía solar aún mas bajos.

f500x0-148119_148137_12

En varios países, ya se está alcanzando la paridad de red que se logra cuando los costos de producción fotovoltaica son iguales o menores a los precios de la electricidad que paga el consumidor final. De un precio promedio mundial en el 2010 de 0,32 USD por kilovatio-hora (kWh) hemos llegado ya en el 2014 a 0,16 USD/kWh. Actualmente la electricidad producida en instalaciones solares conectadas a la red tiene un costo de 0,05 a 0,10 USD/kWh en varios países del mundo.

Sistemas residenciales, balance neto y generación distribuida

La energía solar fotovoltaica está produciendo una revolución en la forma de generar electricidad. En el año 2010, más del 80% de los 9.000 MW de energía fotovoltaica que tenía Alemania en funcionamiento estaba instalado sobre tejados. Los consumidores de electricidad están pasando a ser productores de energía eléctrica a través de pequeños sistemas fotovoltaicos. Los costos de estos pequeños sistemas han caído en Alemania de 7.200 USD por kW en el 2008 a 2.200 USD por kW en el 2014.

Esta generación a través pequeños sistemas de electricidad fotovoltaica no es sólo para el autoconsumo, sino para vender a la red. Esto se conoce balance neto: un esquema por el cual el pequeño productor residencial se conecta a la red y vende la energía fotovoltaica en las horas de mayor radiación solar para luego comprar electricidad durante la noche. A través del balance neto, la compañía eléctrica que proporciona electricidad durante las horas de oscuridad descuenta de la factura los excedentes de electricidad que compra de los pequeños sistemas solares fotovoltaicos durante las horas de sol. En un principio, estos pequeños sistemas residenciales gozaban de incentivos, sin embargo, estos subsidios comienzan a ser reducidos o suprimidos por la disminución de los costos de los módulos fotovoltaicos.

La generación distribuida de electricidad a partir de pequeños productores locales de energía solar o eólica reducirá la dependencia de las compañías eléctricas, disminuirá significativamente la cantidad de energía que se pierde en la red eléctrica y hará innecesario el transporte de electricidad a lo largo de cientos o miles de kilómetros. La importación de electricidad será cada vez menos necesaria debido a que la producción y consumo serán cada vez más locales.

El almacenamiento de la electricidad está llegando

Por más de un siglo la electricidad ha sido un bien de consumo inmediato. Lo que se produce se debe consumir en el acto. Las baterías eran para artefactos pequeños, y el almacenaje en grandes cantidades de electricidad no estaba al alcance por razones económicas y tecnológicas. Esta realidad está cambiando. Cada vez más se puede almacenar electricidad en grandes cantidades para usarla en las horas de mayor demanda. Esto hará obsoletas las plantas de generación más costosas y contaminantes que entran en las horas pico, y abaratará el costo de la electricidad durante todo el día. El informe de Bloomberg New Energy Finance, “Las previsiones de almacenamiento de energía a nivel mundial, 2016-2024” estima que los costos de almacenamiento por kWh bajarán de un promedio de USD 400 en la actualidad a USD 200 en el 2020, llegando a USD 160 o menos en el 2025.

La irrupción de los automóviles a electricidad

El año 2015 se superó la barrera del millón de carros eléctricos hasta llegar a la cifra de 1,26 millones de autos vendidos a nivel mundial. Esta cifra es cien veces superior a los autos eléctricos que había en el 2010 y es el doble de los carros eléctricos que se tenía en el 2014. A diferencia de los motores a combustión interna que sólo tienen una eficiencia del 17% al 21%, los motores eléctricos tienen una eficiencia del 85% al 99%. En el 2015, ya habían 190.000 estaciones públicas de recarga para vehículos eléctricos en varios países del mundo. Muchas de estas estaciones son gratuitas y se autoabastecen con energía solar.

Al igual que las computadoras y los celulares, esta disrupción solar llegará a Bolivia mucho antes de lo que nos imaginamos. La regulación, los incentivos financieros, las normas técnicas, la promoción, la formación y capacitación en las nuevas tecnologías, y sobre todo la visión de país que queremos construir pueden acelerar este proceso poniéndonos a la delantera del mismo o retrasarnos y anclarnos en un esquema de desarrollo obsoleto del siglo pasado. ¿Hacia donde va Bolivia?

Siguiente parte: ¿Cuál el estado de situación de la energía solar en Bolivia?


Recuadro: 
Esperen lo inesperado.
Reporte de Carbon Tracker y the Grantham Institute at Imperial College London.

  • La energía solar fotovoltaica podría suministrar el 23% de la generación mundial de energía en 2040, eliminando totalmente al carbón y dejando al gas natural con sólo el 1% de la cuota del mercado.
  • La caída de los precios de los coches eléctricos y la rápida expansión de las energías renovables podrían frenar la demanda de petróleo a partir de 2020.
  • El crecimiento de los autos a electricidad desplazará aproximadamente dos millones de barriles de petróleo por día en 2025 una cifra similar a la que en 2014 hundió el mercado petrolero.
  • Entre el 2008 y el 2013, cinco grandes compañías energéticas perdieron en Europa cerca de 105.000 millones de dólares porque no estaban preparadas para el crecimiento de las energías renovables en un 8%.
    Fuente: http://www.carbontracker.org/report/expect-the-unexpected-disruptive-power-low-carbon-technology-solar-electric-vehicles-grantham-imperial/

Publicado el 19 de febrero de 2017 en el suplemento Ideas de Pagina Siete
http://www.paginasiete.bo/ideas/2017/2/19/esta-preparada-bolivia-para-disrupcion-solar-127619.html

16807641_1490979630946438_5843440573857280344_nimg_4960

Propuestas del conversatorio ¿Cuanto sabemos de El Bala y Chepete?

La noche del 15 de septiembre faltaron sillas en la Casa Museo Solón. Al evento concurrieron no sólo personas que viven en La Paz sino hermanas y hermanos de Rurrenabaque y Apolo. El conversatorio estuvo dividido en tres partes. Una primera dedicada a presentar una sistematización de la información que se conoce sobre el proyecto hidroeléctrico de El Bala – Chepete a partir fundamentalmente de la Ficha Ambiental a la que tuvieron acceso ANF y la Fundación Solón. En este link puede encontrar la presentación (https://funsolon.files.wordpress.com/2016/09/cuanto-sabemos-de-el-bala.pdf). Una segunda parte destinada a preguntas y comentarios para profundizar en aquello que sabemos y aún no sabemos de este mega proyecto hidroeléctrico. Y una tercera parte dedicada al “¿Que hacer?” donde de manera constructiva se hicieron varias sugerencias. A continuación hacemos un resumen de las propuestas que se plantearon: Continúa leyendo Propuestas del conversatorio ¿Cuanto sabemos de El Bala y Chepete?

Another Tomorrow is possible!

El Encuentro de la Diversidad

The future is not written. It depends on what we do now. What happens at COP 21 is the result of a long process through which big corporations have captured governments and climate negotiations at the United Nations. The Paris agreement is a good deal for politicians that seek popularity and re-election because it does not force them to do anything. For the extractive industries it is also a good deal because they can continue with business as usual and benefit from new carbon markets like REDD+, Climate Smart Agriculture, CDM+, land use change offsets, and also from false technologies like Carbon Capture and Storage, Bioenergy and geoengineering. Continúa leyendo Another Tomorrow is possible!

TUNUPA Nº99 25% de energía solar y 0% de deforestación para el 2020

PAGINA 1 LISTO1Contenidos del TUNUPA Nº 99 pdf

Bolivia con bosques y energía solar para enfrentar el cambio climático

Insumos para la propuesta de INDC de Bolivia

Elaboración: equipo Fundación Solón

  1. ¿Qué son los INDCs?

Es una sigla en ingles que significa “Contribuciones previstas y determinadas a nivel nacional” y que debe ser presentada por cada país hasta septiembre del 2015 en el marco de las negociaciones de cambio climático para la COP21 en Paris. Los INDCs incluyen propuestas de reducción de gases de efecto invernadero de cada país para el año 2030. Por ejemplo la Unión Europea ha hecho llegar su propuesta diciendo que reducirá para el 2030 el 40% de sus emisiones de gases de efecto invernadero tomando como año base sus emisiones de 1990. Esto quiere decir que sus emisiones de 5,6 millones de toneladas de CO2e en el año 1990 deben reducirse como a 3,3 millones de toneladas de CO2e para el 2030.

¿Que son las emisiones de efecto invernadero?

Los Gases de Efecto Invernadero (GEI) son aquellos cuya presencia en la atmósfera contribuyen al calentamiento global. Estos gases han aumentado dramáticamente desde la revolución industrial debido a la actividad humana, generando un desequilibrio en la naturaleza y produciendo la actual crisis climática.

En las negociaciones sobre Cambio Climático realizadas por Naciones Unidas, se reconocen principalmente 6 Gases de Efecto Invernadero:

  • dióxido de carbono ( CO2)
  • metano (CH4 )
  • óxido nitroso ( N2O)
  • 3 flurocarbonados con alto potencial de calentamiento atmosférico: ( HFCs, PFCs y SF6).

Al ser emitidos de distintos lugares y con la finalidad de calcular la cantidad real de gases de efecto invernadero, se ha establecido como medida universal el dióxido de carbono equivalente (CO2e). El CO2 “equivalente” expresa en términos de CO2 el nivel de calentamiento global que tienen los otros gases de efecto invernadero. (Ejemplo: 1 tonelada de Metano CH4 es equivalente a 25 toneladas de CO2e). La utilización de CO2 sólo comprende al gas dióxido de carbono. El empleo de CO2e comprende al CO2, CH4, N2O y los gases fluorados.)

¿Cuales son los diez países que emiten mayor cantidad emisiones de CO2e?

Las emisiones de los 10 países más contaminantes del mundo representan alrededor del 69% del total de las emisiones mundiales.

10 EMISORES MUNDIAL
Fuente: CAIT wri, historical, 2012 Elaboración: Fundación Solón

¿Existe un formato único para la presentación de INDCs por cada país?

No. Hay países que presentan sólo contribuciones de reducción de emisiones (mitigación) otros incluyen medidas de adaptación, necesidades económicas o tecnológicas.

¿Todos los países deben utilizar el mismo año base para sus propuestas de reducción de emisiones?

No. A diferencia del Protocolo de Kioto donde todos utilizaban como año de referencia base 1990 ahora las propuestas presentadas hasta la fecha incluyen como referencia el 1990, el 2000, el 2005, el 2013 e incluso años futuros como el 2030 cómo veremos mas adelante. El año base es importante porque no es lo mismo reducir X% de 1990, cuando tus emisiones eran menores, que reducir el mismo porcentaje de tus emisiones del año 2005 cuando tus emisiones crecieron durante 15 años.

¿Qué tipos de INDCs se han presentado hasta la fecha?

Podemos decir que hay tres tipos de INDCs presentados hasta el momento.

  1. Los que proponen reducciones de emisiones absolutas a partir de un año base. Ej. Unión Europea o EE.UU. que dice que va a reducir entre el 26 y el 28% para el 2030 pero tomando como año base el 2005)
  2. Los que dicen que van a reducir la intensidad de sus emisiones de gases de efecto invernadero por unidad de Producto Interno Bruto tomando como referencia un año base. Ej. La China dice que reducirá para el 2030 entre el 60% y el 65% del dióxido de carbono (CO2) PERO por unidad de PIB tomando como año de referencia el 2005. Esto significa que de 817 toneladas de CO2 que emitía la China por unidad de PIB en el año 2005 bajará a 326 toneladas por unidad de PIB para el año 2030.
  3. Los que plantean reducir sus emisiones en relación a una trayectoria futura que le denominanBussines As Usual (BAU)” ó “negocios como de costumbre”, que representa una proyección de sus emisiones sino hicieran nada hasta el año 2030. Ej. México dice que reducirá el 25% de sus emisiones de Gases de Efecto Invernadero de lo que emitiría sino hiciera nada (BAU) e indican que eso seria 1.110 MtCO2e en el año 2030. En otras palabras en vez de emitir esa cantidad dicho año emitirán 25% menos, es decir 832 MtCO2e.

¿Los INDCs que presentan los países cubren todos los gases de efecto invernadero contemplados en la Convención de Cambio Climático?

Si, en algunos casos como el de la Unión Europea. En otros como el de China cubren principalmente el dióxido de carbono. También hay países como México que hacen compromisos específicos de reducción de contaminantes de corta vida en la atmosfera como el hollín o carbón negro.

Lea más: Propuesta del INDC de Bolivia desde la sociedad civil 

¿Los INDCs que presentan los países tienen condiciones?

Hay países que condicionan sus INDC o reducciones de emisiones de gases de efecto invernadero a apoyo económico, transferencia de tecnología, a que existan mercados de carbono o a que los otros países hagan un mayor esfuerzo de reducción. En algunos casos dicen que reducirán X% incondicionalmente y que incrementarán ese porcentaje si se cumplen ciertas condiciones.

¿Cuáles son los pros y los contras de los INDCs?

El aspecto más positivo es que incentiva a que los países internamente discutan como reducir sus emisiones y para ello abren un escenario de discusión sobre como transformar las fuentes de energía, la situación de los bosques, la industria, el transporte, la agricultura, el tema de la basura y otros que son fuente de emisiones de gases de efecto invernadero. Por ejemplo, China dice que en el marco de su compromiso para el año 2020 ampliará su cobertura de bosques en 40 millones de hectáreas, lo que en extensión es casi el 80% de los bosques de Bolivia pero obviamente de calidad muy diferente ya que se trata de plantaciones y no de bosques nativos.

El aspecto más negativo de los INDCs es que son contribuciones voluntarias que cada país hace sin que estas estén en concordancia con una meta mundial para limitar el incremento de la temperatura a 1,5ºC o 2ºC. Una vez que todos los países hagan llegar sus INDCs, en el mes de octubre, la Secretaria Ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático hará una sumatoria de todas las contribuciones y verá donde estamos. Hasta el 16 de septiembre 34 miembros de la Convención de cambio climático han hecho llegar sus INDCs, entre estos figura la Unión Europea que agrupa a 28 Estados (http://cait.wri.org/indc/). Estos países representan el 59.5% de las emisiones mundiales actuales y la tendencia clara es que los países que faltan harán contribuciones de reducciones mucho mas débiles. Expertos en cambio climático ya han hecho proyecciones a partir de los INDCs presentados y muestran que la brecha de emisiones para el año 2030 puede ser de mas de 25 millones de toneladas de CO2e. Es decir que para el año 2030 las emisiones mundiales anuales deberían bajar a 35 millones de toneladas de CO2e y con los INDCs estarán en alrededor de 60 millones de toneladas de CO2e.

En síntesis el año pico de emisiones a nivel mundial debió haber sido el 2014 y con los actuales INDCs este año pico de emisiones no se producirá hasta el año 2030. Esto es extremadamente grave ya que significa que la temperatura subirá este siglo entre 4 y 8ºC.

II ¿CUÁLES SON LAS EMISIONES DE BOLIVIA?
MAPA LAT

¿Cuanto emite Bolivia?

Según datos del World Resource Institute, el año 2012 Bolivia emitió 136,47 Millones de toneladas de C02e, lo que representa el 0,28 % de las emisiones mundiales y nos coloca en el puesto 48 de 186 países.

Si se divide las emisiones de Bolivia por la población del país, las emisiones per capita de Bolivia son altas (13 toneladas de CO2e) y colocan al país en el puesto 28 de 186.

¿En que sectores y como se encuentran repartidas las emisiones de Bolivia?

Las emisiones de Bolivia por el cambio de uso de tierras, principalmente debido a la deforestación y las quemas, representan el 66% del total de las emisiones de Bolivia. Esta es la explicación de porque las emisiones de Bolivia comparativamente a otros países de similar población y economía son altas.

EMISIONES POR SECTOR
Fuente: CAIT wri, historical, 2012 Elaboración: Fundación Solón

El segundo sector en importancia es la agricultura con 18%. En síntesis la deforestación y la agricultura suman un 84% de las emisiones totales de Bolivia. El tercero en importancia es el sector de la energía con un 14%. El sector de energía según estos datos estadísticos comprende electricidad/calefacción (24%), transporte (32%), industria y construcción (9%), otras combustiones (21%) y emisiones fugitivas (14%).

EMISIONES POR SUB SECTOR
Fuente: CAIT wri, historical, 2012 Elaboración: Fundación Solón

III ¿QUE DEBERIA INCLUIR LA PROPUESTA DE INDC DE BOLIVIA? 

Para formular el INDC de Bolivia es necesario ver primero que pasará con las emisiones de cada sector los próximos 15 años. En esta propuesta nos concentraremos en el sector de cambio de uso del suelo y bosques y electricidad por su importancia y posibilidades.

Bosques

En el año 2001 Bolivia tenía 60 millones de hectáreas de bosques que cubrían el 55% del territorio nacional.  En el 2013 esa cifra bajo a 51,4 millones de hectáreas, oséa sólo el 46% del territorio, lo que significa una perdida de 8,6 millones de hectáreas de bosques en 13 años.

MAPA BOSQUES
Mapa Bosques Bolivia 2013 Ministerio de Medio Ambiente y Agua

Según datos oficiales la deforestación promedio anual del período 2010-2013 es de 162.000 hectáreas. A este ritmo perderemos casi 2.5 millones de hectáreas de bosques entre el 2015 y el 2030.

DEFORESTACIÓN BO
Datos: Dirección General de Gestión y Desarrollo Forestal y Autoridad de Bosques y Tierra Elaboración propia Fundación Solón

El tema de la deforestación está muy ligado al tema del chaqueo, las quemas, la tala de arboles y un mal manejo de la agricultura y la ganadería. En el año 2014 las quemas de matorrales, pajonales y bosques abarcaron una superficie de 1,9 millones de hectáreas.

TAB 1

El tema central en una propuesta de INDC de Bolivia es bosques. Bolivia debería proponer una reducción absoluta de emisiones de gases de efecto invernadero por reducción de deforestación y quemas usando como referencia los datos de deforestación y superficie quemada del país del año 2013.

En términos de deforestación, habría que reducir la deforestación a cero totalmente hasta el 2020, tal como lo establecen los Objetivos de Desarrollo Sostenible en su punto 15.2. Está reducción de la deforestación debe hacerse manera gradual y sostenida empezando ya a bajar los porcentajes de deforestación en el presente año. Si se cumple con este compromiso podremos preservar mas de 50 millones de hectáreas de bosques nativos.

Tomando en cuenta que una hectárea de bosques desforestada genera entre 500 y 550 toneladas de CO2 y utilizando como referencia los datos de emisiones del año 2012 se podrían reducir alrededor de 80 millones de toneladas de CO2 anuales para el año 2020, lo que representaría una reducción de dos tercios (66%) de las emisiones actuales de gases de efecto invernadero de Bolivia.

Electricidad

En el año 2001 casi el 60% de la producción bruta de electricidad provenía de hidroeléctricas y el 40 % de termoeléctricas. Esta tendencia se ha invertido para el año 2014 y actualmente el 69% proviene de termoeléctricas (GN+Diesel) y el 30 % de hidroeléctricas.

GRÁFICO 4

Según el Plan Eléctrico del Estado Plurinacional de Bolivia-2025, la demanda de electricidad en el 2014 fue de 1298 MW (7,478 GWh) y el gobierno prevé que esta se incrementará para el 2025 a 3,138 MW (19,254 GWh).

SIN ENER

Para atender este crecimiento de la demanda el gobierno plantea el desarrollo de proyectos hidroeléctricos que generarían 1.599 MW, termoeléctricos 1.108 MW y de energía alternativa 183 MW haciendo un total de 2.890 MW, que sumados a la actual capacidad de generación de 1614 MW (fines del 2014) daría un total de 4.504 MW para el año 2025 lo que cubriría por demás la demanda proyectada de 3.138 MW y permitiría exportar 1.366 MW.

CUADRO 23

CUADRO 26

25

Además de estos proyectos el gobierno se plantea ejecutar los siguientes mega proyectos hidroeléctricos para generar 5.552 MW adicionales llegando a un total de 10.056 MW con un excedente exportable para el año 2025 de 6.918 MW.

24

Además de estos mega proyectos se está considerando el proyecto de la hidroeléctrica binacional (Bolivia-Brasil) en el rio Madera que generaría 3.000 MW de los cuáles 1.500 MW corresponderían a Bolivia.

Otro elemento muy importante a destacar es la propuesta de construcción de una central nuclear para la generación de energía eléctrica de la cual no existen datos de generación de electricidad en informes oficiales disponibles al público.

Desde el punto de vista económico el Plan Eléctrico del Estado Plurinacional de Bolivia 2025 señala que el total de las inversiones alcanza “16.929,4 millones de dólares, de los cuales 8.043 millones de dólares están destinados a la ejecución de proyectos en generación para cubrir la demanda interna (59%), la integración de nuevos hogares al servicio de electricidad (25%) y líneas de transmisión asociadas y sistemas aislados (17%). Asimismo, se ha previsto un presupuesto estimado de 8.886,4 millones de dólares para proyectos de gran envergadura.”

Bolivia es un país privilegiado en cuanto a radiación solar. Es absolutamente insostenible que solamente se proponga según este documento oficial desarrollar proyectos sólo por 20 a 25 MW. Esta cifra representan tan sólo el 0,2 % de la generación eléctrica proyectada para el 2025. El costo de instalación de plantas de generación de energía solar ha decaído en los últimos años y seguirá bajando. Actualmente ya se aproxima a una relación de 1 millón de dólares por 1 MW. En el Brasil se van a generar 553 megavatios (MW) de energía solar con una inversión de 600 millones de dólares (http://www.invertia.com/noticias/articulo-final.asp?idNoticia=3058796). Chile a fines del 2014 tenía ya en operación 402 MW de energía fotovoltaica y en construcción tiene otros emprendimientos por 833 MW.

CHILE ENERGÍAS REN

Bolivia debe apostar por la energía solar y avanzar a tener un 25% de generación eléctrica a base de radiación solar (aproximadamente 450 a 500 MW) para el año 2025. Cifra que comparada a la de los vecinos países es absolutamente factible y representaría que casi 300.000 toneladas de CO2 se dejarían de emitir.

Para el año 2030 Bolivia debe proponerse cubrir el 45% de su demanda de electricidad a base de energía solar (aproximadamente 1.600 a 1.700 MW) lo que significaría que mas de un millón de toneladas de CO2 anuales se dejarían de emitir en el 2030.

Es importante destacar que el desarrollo de energía solar en Bolivia debe seguir un modelo comunitario y familiar y no devenir en el despojo de tierras para la instalación de mega plantaciones de paneles solares. El desarrollo de la energía solar puede permitir la democratización de la generación de electricidad haciendo que esta actividad, que antes era exclusivamente controlada por el sector privado y/o el Estado, pase a contar con la activa participación de la sociedad en su conjunto.

De otra parte la energía eólica es igualmente marginal en la proyección del Plan Eléctrico del Estado Plurinacional de Bolivia-2025: 53 MW hasta el año 2020 (0,5%). Países como Chile a fines del 2014 ya tenían en operación 836 MW.

Los mega proyectos hidráulicos contenidos en el Plan Eléctrico del Estado Plurinacional de Bolivia-2025 tienen un gran impacto medioambiental e inciden directamente sobre la deforestación debido a la magnitud de sus embalses que en casos como el Bala pueden llegar a las 200.000 hectáreas generando emisiones no sólo de CO2 sino también de metano CH4 por la descomposición de los bosques inundados.

En términos económicos es mucho mas apropiado invertir en energía solar y eólica que en mega represas hidráulicas o energía nuclear para evitar los graves impactos ambientales y sociales de estos proyectos.