¿Cuál es la importancia de una legislación contra el Ecocidio?

Por Alejandra Nuñez del Prado R.

Sin abejas, no hay polinización, ni hierba, ni animales, ni seres humanos. Si las abejas desaparecieran del planeta, al ser humano solo le quedarían 4 años de vida.

La frase citada pertenece a una de las protestas de apicultor@s belgas en 1994 y dimensiona la relación de interdependencia entre especies. En las últimas décadas la población de abejas se ha reducido considerablemente debido al uso de agroquímicos y al cambio climático, ellas son responsables de por lo menos un tercio de la producción de alimentos a nivel global con la polinización de 85% de los bosques y 70% de cultivos agrícolas, por lo que su desaparición definitiva implicaría también la de una multitud de plantas, generando el desequilibrio de los ecosistemas y como consecuencia la extinción humana [i].

La sexta extinción masiva está en curso y nosotr@s la estamos acelerando. Las grandes industrias están acabando con la naturaleza como si está tuviera una matriz ilimitada, las emisiones de gases de efecto invernadero siguen a tope y el calentamiento global está destruyendo ecosistemas. En el planeta Tierra los sistemas de vida están entrelazados, por eso daños a gran escala como los crímenes de ecocidio nos acercan a la desaparición de la biodiversidad y la humanidad.

Se debe entender al ecocidio en dos temporalidades. La inmediata cuyos efectos son visibles en el corto plazo y la de largo plazo que se acumula y retroalimenta en el tiempo provocando disrupciones imprevisibles. Muchas veces las consecuencias de una serie de ecocidios que se suceden en el tiempo no se pueden predecir: como la aparición de nuevos virus que causan enfermedades desconocidas para los seres humanos [ii].

Una legislación contra el ecocidio busca alertar, prevenir, evitar, sancionar y sobre todo contribuir a regenerar a la naturaleza para evitar que avancemos hacia un colapso sistémico. A continuación, algunos puntos clave sobre su importancia:

  • Visibilizar el ecocidio para mantener el equilibrio con la naturaleza

Una legislación contra el ecocidio no busca promover la idea de una naturaleza intocable sino la necesidad de mantener el equilibrio con la naturaleza. Una practica ancestral de chaqueo con conocimiento del territorio y realizado de manera controlada, en pequeña escala, para el cultivo rotativo y diversificado como base de la economía indígena no se puede considerar una acción de ecocidio. En cambio la propagación premeditada del fuego para limpiar decenas de miles de hectáreas de un  bosque primario con el objetivo de expandir actividades agropecuarias causa daños a gran escala que afectan a los bosques, la biodiversidad, las lluvias y diferentes ecosistemas que se extienden mas allá de la zona arrasada por el fuego. Una ley contra el ecocidio debe motivarnos a analizar de manera constante las prácticas, políticas, proyectos y normas que pueden provocar efectos escalares nocivos para la naturaleza.

  • Prevenir y evitar el peligro de ecocidio

Identificar el peligro de un posible ecocidio es el primer paso para evitarlo. Si una determinada acción, política, proyecto o norma comprende el peligro de ecocidio es necesario aplicar los principios de prevención y precaución, implementar medidas cautelares, realizar estudios de evaluación de impacto ambiental y tomar un conjunto de medidas para actuar antes que el daño se produzca.

  • Restaurar y regenerar los ecosistemas de manera oportuna

Cuando no se puede evitar una acción de ecocidio lo más importante es detenerla lo más pronto e iniciar procesos de reparación que permitan la regeneración de los ecosistemas y la biodiversidad afectada. La clave de una ley contra el ecocidio está en promover acciones de restauración y regeneración de la naturaleza afectada para que la herida cicatrice y no se expanda de manera descontrolada.

  • Detener el ecocidio es detener el etnocidio y el genocidio

La destrucción a gran escala de la naturaleza afecta a los pueblos indígenas y campesinos que habitan esos territorios destruyendo su cultura y alterando sus fuentes de vida. El ecocidio a su paso afecta no sólo a las culturas ancestrales y locales sino a amplios sectores de la población que sufren los efectos de las sequías, las inundaciones y lo incendios. El ecocidio conlleva el peligro del etnocidio y el ecocidio.

  • Afianzar a la naturaleza como sujeto de derechos

Los sistemas de vida son comunidades complejas y dinámicas entre plantas, animales y micro organismos. Los seres humanos somos co-dependientes de otros seres como los ríos, los cerros, las lagunas, el cielo y los mares. Una ley de contra el ecocidio implica una concepción holística de todos los elementos del ecosistema. En otras palabras, así como el humano tiene derechos, el jaguar, la orquídea y el lago también tienen derechos [iii].

  • Tipificar y juzgar el crimen de ecocidio

El ecocidio es el delito ambiental más grave que existe y sin embargo no está tipificado en nuestro ordenamiento jurídico. Para que este crimen de profundos impactos no se produzca es fundamental que nuestra legislación lo contemple, introducir mecanismos ágiles que nos permitan investigarlo y juzgarlo, capacitar a los jueces y fiscales para que actúen con el conocimiento necesario, y la sociedad asuma su rol de control social.

  • Sancionar a los autores para acabar con la impunidad

Los grandes responsables de los ecocidios que se producen generalmente no son identificados, juzgados ni sancionados como corresponde. Si un crimen de esta magnitud no se sanciona entonces se genera una cultura de impunidad que alienta nuevos hechos de ecocidio.  Las sanciones sobre casos de ecocidio deben ser integrales y comprender no sólo a los individuos sino a las empresas y transnacionales que las promueven. Las sanciones y sentencias contra el ecocidio pueden involucrar la privación de libertad, la pérdida de su licencia de funcionamiento y contrato, el pago de una multa, y la realización acciones para contribuir a reparar el daño provocado.


*Collage de C.R.

[i] Revisar: García, A. (2018). La protección jurídica y administrativa de las abejas. Actualidad Jurídica Ambiental, 80.

Ruiz, J. (2017). Si las abejas desaparecen. Doblando tentáculos. Recuperado de: https://www.doblandotentaculos.com/tag/si-las-abejas-desaparecen/ [01 de Enero del 2021]

Alimentos bajo amenaza Valor económico de la polinización y vulnerabilidad de la agricultura española ante el declive de las abejas y otros polinizadores (2014). Greenpeace. Recuperado de: https://archivo-es.greenpeace.org/espana/Global/espana/2014/Report/abejas/alimentos%20bajo%20amenaza%20BR.pdf [01 de Enero del 2021]

[ii] Revisar: Neira, H., Russo, L. y Álvarez, E. (2019).Ecocidio. Revista de Filosofía, 76, 127-148.

Jäger, M. y Fernández, C. (2020). Pandemia y medio ambiente: veremos y después lo sabremos. Instituto Argentino para el Desarrollo Económico IADE.

Normander, B. (2012). Biodiversidad: combatir la sexta extinción masiva. La situación del mundo, 16.

[iii] Ley N° 071. Ley de derechos de la Madre Tierra, Bolivia, 21 de diciembre del 2010