Suicidio Transgénico

Por Pablo Solón y Guillermo Villalobos

El gobierno transitorio de Añez promulgó el Decreto Supremo 4232 que “autoriza al Comité́ Nacional de Bioseguridad establecer procedimientos abreviados para la evaluación del maíz, caña de azúcar, algodón, trigo y soya, genéticamente modificados…” vulnerando su carácter “transitorio” y violando la constitución y las leyes.

Este decreto ha sido rechazado por un conjunto de organizaciones de la sociedad civil. Las razones de este masivo rechazo tienen que ver con los impactos en la salud humana, el medio ambiente, la economía y la propia legalidad de este decreto.

Empecemos aclarando que los organismos genéticamente modificados o transgénicos son producidos en laboratorios y no surgen de manera natural en la Madre Tierra. A las semillas transgénicas se les altera su material genético a través de ingeniería genética.  En muchos casos se mezclan genes que nunca se juntan en la naturaleza. Los alimentos transgénicos pueden combinar genes extraídos de animales, insectos, bacterias y plantas. Esta combinación artificial de genes puede ser dañina para la salud humana.

Según un informe de la Comisión Europea, “el proceso de creación de organismos genéticamente modificados está rodeado de incertidumbres, que pueden dar lugar a multitud de efectos imprevistos[1].

Frente a estas incertidumbres debe primar el principio precautorio aprobado por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo en 1992. Este principio señala que “con el fin de proteger el medio ambiente, los Estados deberán aplicar ampliamente el criterio de precaución conforme a sus capacidades. Cuando haya peligro de daño grave e irreversible, la falta de certeza científica absoluta no deberá utilizarse como razón para postergar la adopción de medidas eficaces en función de los costos para impedir la degradación del medio ambiente[2].

En la actualidad sobre un total de 194 países, sólo 26 cultivan semillas transgénicas[3] por los riesgos y peligros asociados a estas semillas. Varios países en el mundo han prohibido los transgénicos o los destinan sólo para el consumo de animales[4].

Los transgénicos en Bolivia

Los primeros ensayos con eventos transgénicos se realizaron a principios de la década de los 90. En esa entonces el Programa de Investigación de la Papa PROIMPA llevó a cabo pruebas de campo con papas transgénicas de la variedad Desiree resistente a heladas en Cochabamba. Así mismo, a finales de los 90 se llevaron a cabo pruebas con distintos eventos transgénicos de algodón y soya en el departamento de Santa Cruz.

Recién el 2005, bajó el gobierno de Carlos Mesa, se legalizó por primera vez el uso de una variedad de semilla transgénica de soya. La Resolución Multiministerial N° 1 de los Ministros de Desarrollo Sostenible, Asuntos Campesinos y Agropecuarios, Salud y Deportes y, Desarrollo Económico del 7 de abril del 2005 “…autoriza la producción agrícola y de semillas, procesamiento, comercialización interna y externa de soya genéticamente modificada resistente a glifosato evento (40-3-2)”.

Esta resolución ministerial fue elevada a rango de Decreto – Decreto Supremo 28225 – el 1 de Julio del 2005 por el gobierno de Rodríguez Veltzé.

El curso a favor de las semillas transgénicas que promueve la agroindustria fue frenado con la promulgación de la nueva Constitución Política del Estado el 2009. Esta constitución estableció en su artículo 255 la “prohibición de importación, producción y comercialización de organismos genéticamente modificados y elementos tóxicos que dañen la salud y el medio ambiente”.

La ley de Derechos de la Madre Tierra aprobada en diciembre del 20110 ratificó la prohibición de los transgénicos señalando en su artículo 7 “…los seres que componen la Madre Tierra tienen derecho a no ser alterados genéticamente ni modificados en su estructura de manera artificial, de tal forma que se amenace su existencia, funcionamiento y potencial futuro”.

El 2011 la ley de la Revolución Productiva Comunitaria Agropecuaria continuó en la misma línea y estableció que “No se introducirán en el país paquetes tecnológicos agrícolas que involucren semillas genéticamente modificadas de especies de las que Bolivia es centro de origen o diversidad, ni aquellos que atenten contra el patrimonio genético, la biodiversidad, la salud de los sistemas de vida y la salud humana”.

El 2012 la Ley Marco de la Madre Tierra y Desarrollo Integral para Vivir Bien dio un paso más adelante determinó “Desarrollar acciones que promuevan la eliminación gradual de cultivos de organismos genéticamente modificados autorizados en el país…”.

El 2014 la Ley de alimentación escolar estableció “Queda prohibida la contratación de alimentos genéticamente modificados (transgénicos) para la Alimentación Complementaria Escolar”.

Lamentablemente el gobierno de Evo Morales violó la constitución y las leyes.  Lejos de eliminar progresivamente los cultivos y alimentos transgénicos permitió que continúen en Bolivia. Para el año 2012 la soya transgénica representaba ya el 98% de toda la producción de soya del país[5].

El año 2015, el gobierno de Evo Morales aprobó el DS 2452 que reglamenta el etiquetado de productos que tengan o deriven de organismos genéticamente modificados “producidos en el ámbito nacional o importados”, y a fines del 2018 promulgó la Ley 1098 de producción y comercialización de Aditivos de Origen Vegetal como el biodiesel que se produce en base a aceite de soya transgénica.

Por último, el 18 de abril del 2019 y con el objetivo de ganarse el apoyo de los agroindustriales el gobierno de Evo Morales aprobó el Decreto Supremo 3874 que autoriza al Comité Nacional de Bioseguridad establecer procedimientos abreviados para la introducción de dos eventos de soya, la HB4 y la Intacta.

El DS 4232 promulgado por Añez en mayo del 2020 amplía ese procedimiento abreviado para la evaluación de otras semillas transgénicas de soya y para nuevos productos como el maíz, el algodón, la caña de azúcar y el trigo.

Los decretos supremos jamás pueden estar por encima de la Constitución y las leyes, y sin embargo Evo Morales y Jeanine Añez emitieron estas normas anticonstitucionales con el único fin de favorecer al agronegocio.

Los cultivos transgénicos en el mundo y sus impactos

Estados Unidos es el principal productor con 75 millones de hectáreas y 10 productos transgénicos. Le sigue Brasil con 51 millones de hectáreas y 4 productos genéticamente modificados y luego Argentina con 24 millones de hectáreas y 3 productos transgénicos.

Bolivia está en el onceavo lugar de los 26 países productores de transgénicos con 1,4 millones de hectáreas cultivadas y una sola variedad de soya transgénica. Esto significa que de las 191 millones de hectáreas de cultivos transgénicos que existían en el mundo el año 2018, Bolivia representaba menos del 1% y era absolutamente irrelevante.

En el mundo, tres grandes empresas transnacionales controlan el negocio de los transgénicos: Bayer-Monsanto, Syngenta y DuPont. Mientras que, en Bolivia seis compañías controlan el 95% del negocio de la soya transgénica, y el 2 % de los grandes productores de soya transgénica controlan el 70% de las tierras cultivadas. Los que más se benefician con la soja transgénica son las transnacionales y los grandes propietarios.

Las semillas transgénicas requieren de plaguicidas y agrotóxicos como el glifosato que son de propiedad de las mismas transnacionales. Entre el 2006 y el 2018 Bolivia importó plaguicidas por más de 2.000 millones de dólares. Los agrotóxicos envenenan la naturaleza y semillas transgénicas como las del maíz pueden acabar contaminando semillas nativas de las cuáles somos país de origen.

Los transgénicos están destinados principalmente a la producción en gran escala demandando grandes extensiones de tierra por lo cual contribuyen a los incendios, la deforestación y el ecocidio.

Lejos de violar la constitución y las leyes lo que corresponde en Bolivia es salir gradualmente de las semillas transgénicas y abrazar con renovada fuerza la producción agroecológica que produce alimentos sanos, no contamina la naturaleza y no provoca dependencia de transnacionales químicas.

Aún estamos a tiempo de evitar el suicidio transgénico y construir una Bolivia Ecológica. Hoy es todavía…

[1] https://spip.ecologistasenaccion.org/IMG/pdf/zonas-libres-transgenicos.pdf

[2] https://www.un.org/spanish/esa/sustdev/agenda21/riodeclaration.htm

[3] https://gastronomiaycia.republica.com/2019/08/27/crecimiento-de-los-cultivos-transgenicos-en-el-mundo-2018/

[4] https://www.lavanguardia.com/natural/20151003/54437867271/paises-comunican-ue-prohibiran-transgenicos.html

[5] Guzmán, N. (2017). Tierra, agroindustria y transgénicos: Conflictos sociales populares en la Bolivia de la Madre Tierra. En: Perspectivas Rurales. Año 15, N° 30, EISSN: 2215-5325, pp. 31-44. Disponible en: https://www.revistas.una.ac.cr/index.php/perspectivasrurales/article/view/10083

Disrupción de la energía solar en Bolivia

La edad de piedra no terminó por falta de piedras sino por la emergencia de la metalurgia del cobre y el bronce. Cada cierto tiempo se produce una innovación tecnológica que produce una ruptura radical con el pasado. Ese fue el caso de la telefonía celular que desplazó a los teléfonos fijos y de las computadoras que convirtieron en reliquias a las máquinas de escribir. Continúa leyendo Disrupción de la energía solar en Bolivia

Inviabilidad económica del Chepete y El Bala

El 27 de Julio del 2016, cuando se firmó con la consultora italiana Geodata el contrato para el Estudio a Diseño Final de la mega-hidroeléctrica de El Bala y el Chepete, el Ministro de Hidrocarburos y Energía anunció que este proyecto generaría 1.250 millones de dólares de ingresos anuales. Continúa leyendo Inviabilidad económica del Chepete y El Bala

El caso del Chepete y El Bala

Veamos de manera resumida algunos datos relevantes del Chepete y El Bala a partir de los documentos elaborados por Geodata.

El proyecto estaría formado por dos hidroeléctricas sobre el rio Beni: un primer componente estaría en la angostura del Chepete, 70 km aguas arriba de Rurrenabaque, y un segundo componente se encontraría cerca a la angostura de El Bala, 13,5 km aguas arriba de esa misma población. Continúa leyendo El caso del Chepete y El Bala

TUNUPA Nº 97: Reflexiones sobre el proceso de negociación climática

El TUNUPA Nº 97 compila artículos de opinión sobre el proceso de negociación de cambio climático hacia la COP21 en París, e inicia un proceso de reflexión sobre cuál debería ser la propuesta de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero que Bolivia deberá presentar en el marco del nuevo acuerdo mundial de cambio climático a acordarse a fin de año. Continúa leyendo TUNUPA Nº 97: Reflexiones sobre el proceso de negociación climática

Ya son 43 años pero siguen siendo 22. La búsqueda del Jó y la justicia continúan

Tunup@ Nº 02/2015

#Jo43años (versión en ingles)

El 2 de febrero de 1972, hace 43 años, José Carlos Trujillo Oroza, fue visto por última vez por su madre Gladys Oroza de Solón, para nunca más ser encontrado. Sólo tenia 22 años. Jó, como le llamaban con cariño sus seres queridos, había sido detenido hace 41 días en la prisión de “El Pari”. Fue detenido por miembros de la Dirección de Orden Político (DOP) de Santa Cruz. Fue brutalmente torturado, pero de sólo pensar en el dolor que causaría a su madre ocultaba sin éxito sus grotescas heridas. Jó era un joven activista lleno de esperanzas y sueños inspirados en el Che Guevara. Eso era muy peligroso en tiempos de la dictadura de Hugo Banzer Suárez. En un abrir y cerrar de ojos, Jó desapareció de un cárcel pública. Otros dos detenidos desaparecieron con él aquel fatídico día, Carlos López Adrián y Alfonso Toledo Rosado. Continúa leyendo Ya son 43 años pero siguen siendo 22. La búsqueda del Jó y la justicia continúan

43 years ago, he was 22: The struggle to find Jó and to bring justice continues

Tunup@ Nº 02/2015 E 

#Jo43años (version en español)

On February 2, 1972, 43 years ago today, José Carlos Trujillo Oroza, was last seen by his mother Gladys Oroza de Solón, and would never be found again. He had only been 22 years old. Jó, as he was fondly called by his loved ones, had been in the infamous State prison called “El Pari” for 41 days. He had been detained by the members of the Political Control Department (DOP) of the city of Santa Cruz. He was brutally tortured, but thinking of the pain it would cause his mother, who would visit him regularly, he had tried unsuccessfully to hide his grotesque wounds from her. Jó was a young activist full of hopes and dreams inspired by Che Guevara. This was very dangerous in times of the cruel and brutal dictatorship of Hugo Banzer Suarez.  And in the blink of an eye, Jó was gone, disappeared from within the steel bars he was imprisoned in. Two other prisoners disappeared with him that fateful day, Carlos López Adrián and Alfonso Toledo Rosado. Continúa leyendo 43 years ago, he was 22: The struggle to find Jó and to bring justice continues

Simon I. Patiño y la campaña del Chaco 1932 – 1935

Simon i patiño y la campaña del ChacoInvestigación que trasciende la simple descripción del personaje para convertirse en la biografía y radiografía de toda la época, época en la que el industrial minero amasó su fortuna y que coincidió con la Guerra del Chaco.

Salazar, Gonzalo. Ed. Fundación Solón y Trenzando Ilusiones. La Paz, 2013, 347 p. Bs. 85

Informe sobre las desapariciones forzadas en Bolivia.

Sobre las Desapariciones forzadas en boliviaEsta publicación además de recopilar casos emblemáticos de las más de 156 casos de personas víctimas de la desaparición forzada por razones de ideológicopolíticos, reproduce el documento de la Convención Internacional para la protección de todas la personas contra las desapariciones forzadas que naciones Unidas aprobó en diciembre de 2006 y firmada en febrero de 2007.

ASOFAMD. 2da. Ed. Editada por ASOFAMD y Fundación Solón, 2008, 67 p.  Bs. 20

Tupaj Katari y la revolución campesina de 1781-1783

Tupaj catariEsta es una contribución a la restitución de la memoria de Tupaj Katari quien junto a su esposa Bartolina Sisa fueron los estrategas y líderes de la resistencia indígena del Alto Perú a la colonia española en el siglo XVIII y se convirtió en el mito que alimentó el despertar de los pueblos indígenas en el último siglo.

Grondin, Marcelo. 2da. Ed. Fundación Solón, 2010, 145 p. Bs. 25

El “Jó” en la Piedra.

El JO en la piedraJó fue toda la vida. Su apodo era su nombre de guerra. José Carlos Trujillo Oroza tenía 22 años cuando fue detenido y torturado brutalmente en la prisión de “El Pari” de la ciudad de Santa Cruz. Su madre, Gladyz Oroza de Solón, lo vio por última vez el 2 de febrero de 1972. Eran los tiempos de la dictadura de Hugo Banzer Suarez. Esta es una parte de su historia. La otra parte sólo la conocen sus verdugos y la piedra. Esa piedra que en el imaginario de Solón representa la memoria del inconsciente colectivo de la historia a la cual nadie ni nada puede escapar.

Solón, Pablo. 1ra Edición 2012. 325 pág.  Bs. 50

Versión electrónica del libro El Jó en la Piedra

Memoria seminario taller agro-biocombustibles.

Seminario taller agrocombustiblesEn un mundo altamente interdependiente y globalizado que parcialmente elige incursionar en la producción e implementación de sistemas agroenergéticos, nuestro país está obligado a definir políticas que tomen en cuenta las distintas condiciones regionales, relaciones comerciales y necesidades nacionales. Es importante contribuir al debate de principios y pautas que tengan un asidero en la razón colectiva de la sociedad civil y que desemboquen en políticas nacionales que normen este tipo de tecnologías.

Espacio de diálogo: posibilidades y riesgos en bolivia, 28 y 29 de octubre de 2008, La Paz-Bolivia. Ed. Fundación Solón, CIPCA, Octubre Azul, 2008, 62p. Bs. 10

La quiebra del capitalismo global: 2000 – 2030. Preparándonos para el comienzo del colapso de la civilización industrial.

La quiebra del CapitalismoEste libro pretende prepararnos para el comienzo del colapso de la civilización industrial abordando la crisis multidimensional, caos sistémico, ruina y la guerra por los recursos.

Fernandez, Ramón. Edición Fundación Solón y Ecologistas en Acción de España. Bs. 30

Soberanía de los pueblos o intereses empresariales. Los mecanismos de arreglos de diferencias inversor – estado y sus impactos sobre los derechos humanos y el ambiente

Soberania de los pueblosLas demandas que se cursan en el CIADI, tribunal arbitral que opera en la órbita del Banco Mundial han significado, aún antes de ser sancionadas millonarias pérdidas para los estados solamente en costos de abogados, representaciones y viajes para intentar defenderse de las empresas que han encontrado en estas reglas injustas la mejor manera de seguir exaccionando a los pueblos y obtener grandes ganancias.

REDES Amigos de la Tierra y Fundación Solón. 2da ed. 2008, 153 p. Bs. 30