¿Qué hacemos por los Derechos de la Naturaleza?

Pablo Solón*

No hay derechos humanos sin derechos de la Naturaleza. No hay derechos de la naturaleza sin derechos indígenas. No hay derechos indígenas sin derechos de la naturaleza. Todos los derechos están interrelacionados. Sin embargo cada uno tiene su propia especificidad.

Los derechos de la naturaleza no son los derechos ambientales. Los derechos ambientales son esencialmente derechos humanos. La Constitución Política del Estado Plurinacional de Bolivia expresamente garantiza el “Derecho AL medioambiente” de las personas, no “los derechos DEL medioambiente”.

Continúa leyendo ¿Qué hacemos por los Derechos de la Naturaleza?

Video: El TIPNIS y los Derechos de la Naturaleza

El TIPNIS y los Derechos de la Naturaleza es un video producido por la Fundación Solón que en once minutos resume una historia de promesas, dignidad, lucha, represión, victoria y traición contra los derechos de la Madre Tierra y los pueblos indígenas en Bolivia. Continúa leyendo Video: El TIPNIS y los Derechos de la Naturaleza

Autobiografía de Gladys Oroza de Solón

[Sucre, octubre de 2009]

Mis actividades de lucha por la justicia comenzaron cuando era estudiante en la Escuela Normal de Sucre donde me gradué como profesora de Educación Musical. Fui dirigente de la Sección Musical cuando el año 1944 o 1945 el gobierno de entonces realizó un atentado contra la vida de José Antonio Arze fundador del PIR, y Javier Torres Goytia, quien era Secretario Ejecutivo de la FUL de la Universidad San Francisco Javier. Me gradué y fui a trabajar a la ciudad de La Paz para ingresar a la Universidad, deseaba estudiar Filosofía y Letras y también continuar mis estudios en el Conservatorio Nacional de Música.

Desafortunadamente no continué mis estudios porque me casé, nació José Carlos y regresé a Sucre con José Carlos pequeño, su padre se fue a Francia y no supimos de él hasta que mi hijo tenía 11 años aproximadamente, para entonces, después de divorciarnos ya estuve casada con Walter Solón, eso fue el 5 de junio de 1954. Trabajé como maestra en todos los ciclos de enseñanza en Sucre y La Paz. Residimos en la ciudad de Sucre donde Walter pintó los murales y cuando esperaba a Pablo, Walter viajó a La Paz a pintar el mural en el edificio de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos, yo me quedé en Sucre hasta que Pablo naciera.

El año 1958 me trasladé a La Paz. El año 1961, por examen de competencia y concurso de méritos opté a la asignatura de Literatura Infantil, Rítmica y Rondas en la Escuela Normal Superior, en los cursos de profesionalización docente. En esa oportunidad Paz Nery Nava, ilustre maestra poetiza y escritora, me invitó a participar del Comité de Literatura Infantil que recién se organizaba. Con la ayuda de la bibliografía que Walter me traía de sus viajes y de Paz Nery Nava diseñamos el primer programa de Literatura Infantil que en un Congreso de Normales fue incluido como parte de los programa de estudio de las normales. El año 1962 viaje a México donde estudié Literatura Infantil en el Instituto Normal Superior, al retornar al país me reintegré al Comité de Literatura Infantil. En ese entonces la institución femenina CONIF me condecoró con un Diploma y la Kantuta de Plata por mi labor a favor de la literatura infantil.

En 1971, cuando se dio el golpe de Estado por Banzer, fui retirada de la Escuela Normal Superior y me dieron un cargo de profesora de música en el colegio Hugo Dávila, lo queme significó descenso en mi categoría del magisterio, cuando pregunté el porqué me dijeron: “pero su hijo había sido guerrillero” les respondí: “que a mucha honra” y no solicité otro cargo, sin embargo el Director de Educación Musical que fue mi compañero en la Normal y conocía mi trayectoria como maestra me llamó para decirme que podía trabajar en el colegio Hugo Dávila, ofrecimiento que acepté porque el colegio donde José Carlos comenzó su lucha apoyando a su director en una huelga de hambre.

En 1972 ingresé a la organización UMBO Unión de Mujeres de Bolivia dirigida por entonces por la profesora Delia de Quezada y posteriormente por la que fuera presidenta doña Lidya Gueiler, nuestra tarea era denunciar internacionalmente el golpe de Estado de Banzer y lo que estaba pasando en Bolivia. Tomamos contacto con Amnistía Internacional; pero fundamentalmente nuestra labor era prestar ayuda a las compañeras que estaban detenidas en Chonchocoro, nuestro nexo era un sacerdote italiano a quien le era permitido el acceso por el Ministerio de Gobierno de la dictadura de Banzer. Les hacíamos llegar ropa, objetos de limpieza y todo lo que nos solicitaban, hacíamos colectas para la compra de todos ellos, Con la hermana Pilar Zaldua viajamos a las minas llevando ayuda a las esposas de los trabajadores mineros que habían sido asesinados o que estaban presos.

En 1976 se funda la Asamblea Permanente de los Derechos Humanos y la hermana Ana María Ajuria me invita a pertenecer, allí continúa mi labor de ayuda y denuncia, se producían e imprimían boletines, los que distribuíamos clandestinamente y los enviábamos al exterior, algunas veces reuníamos dinero para publicar una solicitada en los periódicos El Diario o Presencia que debía pasar por una censura del Ministerio del Interior, en alguna ocasión tuvimos la ayuda de Ana María Romero que nos daba curso a un comunicado con alguna denuncia. Fui presidenta de la departamental de la APDH en una época difícil cuando se dictó el Decreto 21060 y también prestamos ayuda a los compañeros que venían en la Marcha por la Vida, con el equipo de médicos y llevándoles abarcas para muchos que venía caminando con los pies llagados. Se organizaron también, en el colegio que dirigía la Hermana Ana María Ajuria, cursos para los alumnos en los que se les explicaba los 30artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y su aplicación en diferentes situaciones de su vida.

En 1987 la Federación Internacional de los Derechos Humanos invitó a las organizaciones de Derechos Humanos para conmemorar el Bicentenario de la Revolución Francesa, fui elegida por el Comité Ejecutivo de la APDH para representara Bolivia en Paris, fue una reunión a nivel mundial, lleve cuadros con datos estadísticos sobre la situación socioeconómica de la población boliviana, especialmente de la niñez, asimismo informes demostrando la vulneración de los Derechos Humanos en el país y la mía en particular con la Detención y Desaparición de mi hijo José Carlos. Ese año en un acto en el que se conmemoraba el aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, recibí de parte de la Asamblea Permanente la condecoración Ana María Ajuria. Después de la detención y desaparición de mi hijo José Carlos acaecida en la ciudad de Santa Cruz el 3 de febrero de 1972, me dediqué a denunciar este hecho y reclamar para que me digan dónde está, publiqué solicitadas en el periódico Presencia, escribí una carta abierta al Arzobispo de Sucre que lo bautizara, en todos los espacios democráticos que se abrieron en el país hice mis reclamos ante los diferentes gobiernos, me constituí en parte civil en el juicio de responsabilidades que se le hizo a Banzer en el parlamento.

En 1981, año del golpe militar de García Mesa fui detenida porque en representación de la APDH y de UMBO (Unión de Mujeres de Bolivia) era delegada ante el CONADE, (Comité de Defensa por la Democracia) en este Comité participaban no sólo partidos políticos, sino organizaciones sindicales, iglesias y organizaciones civiles, era un frente amplio que se organizó después de los atentados que se produjeron como el asesinato del Padre Luis Espinal. Fui llevada en las ambulancias desde la COB al cuartel del Estado Mayor donde fuimos golpeados, robados, luego salí al exilio a Lima – Perú junto a mi familia, en esa oportunidad salieron del país muchos compañeros de la APDH y organizamos el Comité por la Defensa del Pueblo Boliviano, publicamos boletines con denuncias de todas las violaciones a los DDHH que se cometían en el país. Desde allí asistí a la primera reunión de Familiares de Detenidos Desaparecidos que se realizó en San José de Costa Rica que fue organizada por el Padre Vives, asistieron compañeros y compañeras de varios países de Latinoamérica para denunciar lo que pasaba en sus países como resultado de la aplicación del Plan Cóndor, se resolvió organizar la Federación Latinoamericana de Familiares de Detenidos Desaparecidos FEDEFAM, en diciembre del mismo año nos volvimos a reunir en Caracas – Venezuela- donde se constituyó orgánicamente FEDEFAM. Retorné a Lima desde allí enterada de que se había organizado en NNUU la mesa de trabajo Señor Theo Van Boger quien lo dirigía, haciendo mi denuncia de lo que pasó con mi hijo José Carlos, pero lamentablemente no obtuve ninguna respuesta. Regresamos al país cuando se restituyó la democracia con el gobierno de don Hernán Siles Zuaso, reuní a los familiares de detenidos desaparecidos y se organizó la Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos y Mártires por la Liberación Nacional, ASOFAMD. Después del episodio de Teoponte un grupo de familiares dirigidos por doña María Luisa Bonadona se organizaron bajo la denominación de Mártires por la Liberación Nacional, junto a ellos conformamos la ASOFAMD.

En diciembre de 1983 en recordación al día de la Declaración Universal de los Derechos humanos el Dr. Siles dictó un decreto por el que se creaba la comisión para el esclarecimiento de ciudadanos detenidos desaparecidos que tuvo muy poca duración, sin embargo dos compañeros José Pinelo y una muchacha cuyo nombre no recuerdo, tuvieron acceso a los libros del cementerio y encontraron que durante los años de la dictadura de Banzer se habían ingresado a ese recinto 14 cadáveres, algunos tenían registrado su nombre los que fueron enterrados en nichos y el resto en una fosa común. Trabajamos mucho para lograr que un médico forense nos colaborara, tuvimos que solicitar los servicios de los forenses de la morgue, que lo hicieron de mal agrado porque destruyeron pruebas y en el cementerio no existía la infraestructura suficiente para este tipo de trabajo.

Continué con mi infructuosa labor de búsqueda de los restos de José Carlos pero tenía la satisfacción de que los familiares nos habíamos organizados formábamos parte de la Federación Latinoamericana de familiares. FEDEFAM, asistimos a sus Congresos que se realizaban cada año en diferentes lugares d Latinoamérica. Vino un experto de la Comisión Interamericana de DDHH de la OEA, dictó unas charlas, le comenté el caso de José Carlos y le pregunté si aún podía acudir a la Comisión me explicó que la desaparición forzada es un delito de lesa humanidad y que no prescribe y que podía acudir allí, de esta manera viaje con Walter a Washington, llevé toda la documentación que tenía sobre la desaparición de José Carlos y me entreviste con la Secretaria Ejecutiva de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, me indicó que aun después del tiempo pasado tenía oportunidad de recurrir a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, pero que debía tener un interlocutor. En Washington, me puse en contacto con José Miguel Vivanco que dirigía American Watch, quien después de observar los documentos me dijo “que no era fácil pero no imposible”, me dio una lista de acciones y documentos que debía enviarle.

A mi retorno me puse a conseguir todo lo que me solicitó, hablé con Juan del Granado que dirigía la comisión de Derechos Humanos en la Cámara de Diputados para que averiguara dónde estaban los obrados del juicio de responsabilidades que se le hizo a Banzer, le dijeron que estaban en la bóveda del Banco Central por lo tanto eran inaccesibles, luego hicimos junto a las compañeras de ASOFAMD una campaña para que el Congreso apruebe la Convención sobre Desaparición Forzada que se aprobó tiempo antes en una reunión de la OEA y que no había sido firmada por el Estado Boliviano. Luego pedí una certificación de habernos constituido en parte civil en el juicio contra Banzer, que pude conseguir gracias al Dr. Luis Ossio, que en esos años era Vicepresidente del país. También participé de mis gestiones a Luis Adolfo Siles quien fuera representante por Bolivia en una gestión de la Corte Interamericana, él escribió una nota a la Secretaria Ejecutiva de la CIDH de la OEA. Envié al Dr. Vivanco todos estos documentos y presentó la denuncia ante la CIDH desde donde se hizo una consulta al gobierno boliviano, instancia que demoró mucho en responder, era el gobierno de Jaime Paz Zamora. Continué insistiendo por todos los medios que tenía a mi alcance hasta que en el gobierno de Sánchez de Lozada, la subsecretaria de Derechos Humanos del Ministerio de Justicia dirigida por el Lic, Morató respondió en un informe que daba muchos datos, inclusive nombres de los posibles responsables de la desaparición de José Carlos. Por tanto el Estado Boliviano reconocía los hechos y admitía su responsabilidad, informe que fue enviado a la CIDH de la OEA. Los personeros del Estado boliviano trataron de justificar los hechos. Se me propuso hacer un arreglo amistoso que no acepté. La Corte le permite al Estado acusado nombrar un juez ad hoc para que forme parte del tribunal, contrataron para su defensa un abogado también de Washington. Como el Estado Boliviano insistía en un arreglo amistoso, se me solicitó asistir a una audiencia privada en la que me mantuve firme en no admitir un arreglo amistoso. Cuando salimos de la audiencia el juez as hoc que era un Dr, Broker me dijo en inglés, porque no hablaba español, “desearía que todas las madres del mundo fueran como usted” – I wish that all mothers of the world will be like you.

El trámite duró 8 años en la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos por dilación del Estado Boliviano que no respondía a los requerimientos de la CIDH. Viajé nuevamente a Washington y pedí que el caso pasara a la Corte, de esta manera el caso fue a la Corte Interamericana de DDHH con sede en San José Costa Rica. Después dedos años, el año 2000 la Corte dictó sentencia contra el Estado Boliviano y dos años después – 2002 – dictó la sentencia de reparaciones en la que determinaba doce puntos que el Estado debía cumplir. Hasta ahora ha cumplido algunos pero no todos, entre ellos el que para mí es el más importante: EL ESTADO DEBE EMPLEAR TODOS LOS MEDIOS NECESARIOS PARA LOCALIZAR LOS RESTOS MORTALES DE LA VICTIMA Y ENTREGARLOS A SUS FAMILIARES, por que la Corte considera que la entrega de los restos mortales en casos de detenidos desaparecidos es un acto de justicia y reparación en sí mismo. El Estado reconoció que no cumplió con la sentencia y prometió poner todos los medios necesarios para encontrar los restos de José Carlos. Entre tanto en el país continúa el juicio que viene durando nueve años.

El 6 de diciembre de 2008, después de ocho años de iniciado el proceso, el juez de turno en lo civil en Santa Cruz dicta la sentencia en laque no se condenó a los imputados por el delito de Desaparición Forzada y solo se condenó a tres de ellos por el delito de privación de libertad, a dos años y ocho meses de cárcel, además se absolvió a los imputados del delito por vejámenes y torturas aplicándoles, aun cuando se trata de delitos de lesa humanidad, el beneficio de la prescripción. Se ha apelado la sentencia y desde el mes de noviembre en que fue dictada la sentencia solo se ha señalado una audiencia que fue suspendida por excusa de uno de los jueces. La fiscalía representada por la abogada Pura Cuellar no hizo ni una sola acción por encontrar los restos de José Carlos. Se ha apelado y estamos en espera de la decisión del juez para una nueva audiencia. Han pasado 37 años de la desaparición de mi hijo, tengo 83 años y continuaré en su búsqueda mientras el Señor me dé su fortaleza.

Gladys Oroza de Solón nos dejo un 19 de Marzo del 2012

 

 

¿Construir la hidroeléctrica Rositas sobre una falla geológica?

El 28 de agosto se registró un temblor de 5,3 grados que tuvo como epicentro el municipio de Postrervalle. Esta zona de los valles cruceños se ubica sobre una falla geológica y al mismo tiempo está dentro el área de impacto de la hidroeléctrica Rositas. También los municipios Cabezas y Vallegrande tienen antecedentes de sismos de gravedad e igualmente forman parte del área de impacto de la represa e hidroeléctrica ¿es conveniente construir una hidroeléctrica sobre una falla geológica? Continúa leyendo ¿Construir la hidroeléctrica Rositas sobre una falla geológica?

Proyecto Rositas: Ministerio afirma que no cuenta con ninguna información

El ministro de Energía, Rafael Alarcón, respondió a un cuestionario de cuatro puntos sobre impactos y procedimientos técnicos y legales en el proyecto hidroeléctrico Rositas, con la frase: “Una vez que se cuente con toda la información del proyecto, se contará con la información suficiente para contestar esta pregunta”.

Continúa leyendo Proyecto Rositas: Ministerio afirma que no cuenta con ninguna información

El Unicornio Azul entre el TIPNIS y Silvio

[Pablo Solón, publicado en Pagina Siete, agosto 12, 2018]

Después de más de cuatro décadas de preguntarme qué realmente perdió Silvio Rodríguez por fin lo encontré en el TIPNIS. Es un ave única y bellísima que en verdad tiene un cuerno azul y a la cual la denominan el Unicornio Azul del Isiboro Secure o también pava Copete de Piedra. Esta ave es una de las 470 aves que se encuentran en el TIPNIS y es una de las que está en peligro crítico de extinción.

Pauxi unicornis unicornis, según su nombre científico, mide unos 85 centímetros y pesa un poco menos de 4 kilos. El plumaje de los machos es negro y brillante, su pico y patas son rojas. Anida en los árboles a unos 5 metros de altura alimentándose de frutos y semillas. El cortejo entre machos y hembras ocurre durante el comienzo de las lluvias en el mes de septiembre. El sonido de su canto es un mugido bajo y consistente que les permite delimitar su territorio y llamar la atención de las hembras.

El Unicornio Azul fue descrito por primera vez en 1939 por James Bond, no el agente secreto sino un experto ornitólogo norteamericano que junto a su colega Rodolphe Meyer de Schauensee lo clasificó a partir de un espécimen recolectado en Bolivia.

El Pauxi unicornis tiene dos subespecies. El Pauxis unicornis koepckae que se encuentra en el Perú y el Pauxis unicornis unicornis que habita en Bolivia. Los investigadores que trabajan con esta especie consideran la posibilidad de que se trate de dos especies diferentes, pero aun los estudios son insuficientes para sustentar esa afirmación. El Pauxi unicornis koepckae del Perú difiere del Pauxi unicornis unicornis del TIPNIS en la forma elipsoidal del cuerno y la posición del mismo inclinada hacia atrás. El cuerno de la subespecie boliviana es más cilíndrico, de color azul y su largo puede llegar hasta los 9,5 centímetros.

Imagenes A y B son del Pauxi unicornis koepckae del Perú. Imagen C es del Pauxi unicornis unicornis

El Unicornio Azul sólo existe en el TIPNIS y los parques nacionales Carrasco y Amboró. Es una de las especies menos conocida en su vida silvestre y está al borde de la extinción. El Servicio Nacional de Áreas Protegidas estimaba hace 15 años que no existen más de 200 aves de su clase. En el Libro Rojo de especies vertebradas de Bolivia del año 2009 figura entre las sietes aves con mayor riesgo de extinción. La principal causa para su desaparición es la destrucción de su hábitat, de los bosques de pie de monte provocado por la expansión de la frontera agrícola, el fuego de los chaqueos, la colonización, la tala de madera y la caza.

A todos estos problemas hay que añadir nuevos peligros como la construcción de la carretera que dividirá en dos el TIPNIS. Esta carretera, según diferentes estudios, incentivará procesos de asentamientos ilegales, tráfico de animales, deforestación, expansión de cultivos de coca… en síntesis la destrucción del hogar del Unicornio Azul.

La paradoja es que el mismo año que se levantó la intangibilidad al TIPNIS, el 2017, la Empresa de Correos de Bolivia le dedicó una estampilla de 3 Bs. al Pauxi unicornis con la leyenda “fauna en peligro de extinción”. ¿Coincidencia o epitafio? Lo cierto es que si no hacemos un alto en el camino, Silvio y la humanidad habrán perdido para siempre al Unicornio Azul. La letra de Silvio que cantarán las futuras generaciones tendrá un significado adicional: “Mi unicornio azul ayer se me perdió, no sé si se me fue, no sé si extravió, y yo no tengo más que un unicornio azul”. 

En una entrevista, Silvio Rodríguez dijo que la mayor virtud de su canción es justamente “lo inaprensible, como los unicornios que jamás pueden vivir en cautiverio”. El Unicornio Azul del TIPNIS como todos los unicornios no puede ser libre en un territorio cercenado.

¿A quien pueden apelar los últimos especímenes del unicornio azul del TIPNIS? ¿Qué juez está dispuesto a escucharlos en Bolivia que es el segundo país en el mundo en haber reconocido derechos a la naturaleza? ¿Por qué los gobernantes y parlamentarios que tanto hablan de derechos de la Madre Tierra, no toman en cuenta al Pauxi unicornis unicornis a la hora de anular la ley de intangibilidad del TIPNIS? ¿Qué clase de desarrollo, de progresismo, es este que promueve el ecocidio de los últimos sobrevivientes de una especie?

El próximo 17 de agosto una comisión del Tribunal Internacional de Derechos de la Naturaleza celebrará una audiencia en el corazón del TIPNIS para comprobar in situ las denuncias presentadas por dirigentes de los pueblos indígenas Yuracarés, Tchimanes y Moxeño Trinitarios, y para escuchar precisamente casos cómo los del Unicornio Azul del TIPNIS.

El Procurador del Estado Plurinacional de Bolivia ha dicho que los fallos de este tribunal no son vinculantes para el país porque Bolivia “no ha otorgado su consentimiento para que tenga jurisdicción”. Sin embargo, la autoridad del tribunal emana de un poder que va más allá de la letra de un tratado. La autoridad del tribunal emana precisamente de la voz de la naturaleza que se expresa precisamente en la Declaración Universal de los Derechos de la Madre Tierra que fue aprobada en Bolivia el año 2010, y que es el documento base sobre el cual dicho tribunal emite sus fallos. La autoridad del Tribunal Internacional de Derechos de la Naturaleza se nutre del unicornio azul que aunque en “peligro crítico de extinción” habita en cada uno de nosotros.

Dormía donde posa la modelo

[Walter Solón Romero Gonzales] La estaba pasando muy mal en La Paz, entonces me acordé del ofrecimiento de Don Cecilio Guzmán de Rojas y fui a buscarle:

-“¿Se acuerda de mí, Don Cecilio?”

-“Ah sí, tú eres el de Sucre, evidentemente”.

-“Esta es mi situación… yo quiero estudiar”.

-“Ah, pero magnífico. Ve inmediatamente a la escuela y presentante”.

Me inscribí. Parece que ese año cada departamento tenía una beca. De Oruro estaba Moscoso, es un pintor que aún vive, por Tarija Oscar Alandia Pandoja, el hermano de Miguel Alandia. Fuimos compañeros porque éramos los menores, los más chicos.

Cecilio Guzmán de Rojas era un hombre bastante inteligente. Él era profesor de pintura, y Marina Núñez del Prado de escultura. A veces era muy indisciplinado. Cuando era la clase de pintura, quería esculpir o grabar. Cierta vez, me encontraba haciendo una escultura en la clase de pintura. Sorpresivamente llegó Don Cecilio y yo inmediatamente cubrí la escultura. Él me dijo: “si tú quieres hacer en este momento escultura, has escultura, deja la pintura, eso a mí no me incomoda”.

Ese gesto a mí me pareció de una pedagogía estupenda.

En cierta medida con la garantía de la beca yo me quedé más tiempo en La Paz. Pero no me pagaban. El ofrecimiento de la beca solo sirvió para prolongar la agonía en la que vivía. A los dos meses, fui donde Don Cecilio y le dije: “No puedo más. Soy becado, pero me voy a morir de hambre. No tengo dinero para comer, ni tampoco donde dormir”.

Don Cecilio piensa…, era un hombre muy humano, y dice: “Mira no te preocupes. Lo arreglamos en este momento”. Llama al portero de la Escuela de Bellas Artes que funcionaba en la Plaza Roma y le dice: “Federico, este alumno, Walter Solón Romero, va a vivir acá, así que dale, para que duerma, el cuartito donde guardan los trastos para la pintura”.

Yo ya no tenía cama, no tenía colchón, pero dormía ahí donde posa la modelo. También me dio una tarjeta para que consiguiera pensión donde un japonés en la calle comercio. Una tarjeta de Don Cecilio y más aún, la certificación de que yo era becario, hizo que me den la comida. Mi situación mejoró un poco y me sentí más cómodo para seguir trabajando, hasta qué… pagan la beca! De la noche a la mañana yo resulto con una cantidad enorme de dinero. La beca no era mucha, pero recibir diez meses en uno solo. Yo me sentí millonario. Comencé a pagar mis deudas.

Me quedó en La Paz con muchas expectativas y mi situación a pesar de todo no era buena. Estuve ese año, acabé mis estudios y volví a Sucre. Todos pensaban que regresaría a La Paz, para seguir con los cursos en la Escuela de Bellas Artes, pero no fue así.

 

Dormíamos a salto de mata

[Walter Solón Romero Gonzales] Me quedé en la ciudad de La Paz. Ingrese al colegio San Calixto pero ya no tenía beca y debía pagar pensión mensualmente. Mi hermana Elena no me podía mantener. Mi situación era incierta.  Por eso me salí del colegio de curas y me fui al Ayacucho, de donde egresé como bachiller. Continúa leyendo Dormíamos a salto de mata

Piden a Evo y ENDE que reflexionen ante colapso de hidroeléctricas en Laos y Colombia

El colapso de la mega hidroeléctrica de Xepian-Xe Namnoy en Laos ha dejado a más de un centenar de muertos y desaparecidos y miles de personas desplazadas. Esta tragedia, producto de la ambición del gobierno de Laos de exportar electricidad a toda costa, ocurre a escasos meses del desastre de la hidroeléctrica de Hidroituango en Colombia donde decenas de miles de personas han sido desplazadas y el proyecto de 5.000 millones de dólares ha sido paralizado para evitar una tragedia mayor. Continúa leyendo Piden a Evo y ENDE que reflexionen ante colapso de hidroeléctricas en Laos y Colombia

Nosotros también tenemos nuestro pintor

[Walter Solón Romero Gonzales] En el colegio Sagrado Corazones de Sucre la educación era muy rígida. Casi siempre a media mañana había que rezar el rosario. En la mañana ir a misa. Todo eso imponía una disciplina. Había un taller de mayores, un taller de menores y la sala de primaria. Continúa leyendo Nosotros también tenemos nuestro pintor

Ruido de Guirnaldas

[Walter Solón Romero Gonzales] Mi madre siempre estaba enferma, adolecía de un mal tremendo al corazón. Era muy joven, apenas si pasaba los treinta años. Yo me preocupaba muchísimo aunque tenía poquísimos años. Cada vez que la veía dormida pensaba que había muerto. La veía sin moverse, en silencio, me acercaba, la tocaba y la hacía despertar. Continúa leyendo Ruido de Guirnaldas

El Deseo de Pintar

[Walter Solón Romero Gonzales] Mi padre sin duda adquirió una serie de experiencias en sus viajes de juventud. Conoció el mar, otros países y cuando llegó a su casa, que era muy grande la decoró con murales, más propiamente, con inmensos cuadros pintados al óleo en las paredes. Al pasar el tiempo, mi hermano Goyo se encargó de transformarlos un poco. Unas veces los repintaba, otras veces les añadía algunos elementos, como un avión, un barco… Continúa leyendo El Deseo de Pintar

El tesoro que cambio su vida

[Walter Solón Romero Gonzales] La abuela murió sin decir donde estaba enterrado el tesoro. Mi padre y mi madre fueron a hablar con mi abuela cuando enfermó, pero ella había perdido la palabra. Sólo hacía señas que nunca quedaron claras. Dividía la mano con sus dedos y levantaba un dedo. Continúa leyendo El tesoro que cambio su vida

Mi padre aventurero

[Walter Solón Romero Gonzales] Nunca hablé con él. Murió antes de que naciera. Mi abuelo (Gregorio Romero Macne) vino de Chile. Fundó un tambo en Uyuni cuando todavía no había el ferrocarril Antofagasta – La Paz. Las diligencias que recorrían el trayecto desde Oruro hasta Iquique hacían una posta en ese tambo. Dicen que llegaban enormes carretones. Yo todavía recuerdo enormes construcciones y carretas en el patio del tambo. Alrededor de ese tambo se fundó Uyuni. Continúa leyendo Mi padre aventurero

Cuando el mundo llegaba en un tren

[Walter Solón Romero Gonzales] Mi recuerdo más antiguo es el tren. Lo que más me gustaba era salir a las cinco de la tarde y ver llegar el tren. Veía en el altiplano una enorme riel que se perdía en el infinito. Era apenas un punto, un poco de humo, el sonido de un pito… y llegaba a la estación. Saludábamos hasta el último pasajero. Era la diversión de todos los días. Tenía la idea de que el mundo venía en el tren. Continúa leyendo Cuando el mundo llegaba en un tren

TUNUPA 105: Rositas, inundar y nada más

Invitamos a leer el TUNUPA Nº105 dedicado al tema de la megahidroeléctrica Rositas. Formato PDF

Índice: