#Jo45years

Español

The last time he was seen was on February 2, 1972. His mother saw him from a distance when she brought his lunch to the prison of Pari in Santa Cruz. He did some signs over the red roses of a tablecloth. She didn’t understand the message. She wondered why he wore a thick sweater when it was so hot.

When she returned in the afternoon, he was gone. They told her that he had been taken to the police station for further interrogation. She looked for him in the night, she looked for him the next day, she searched him for 40 years.

José Carlos Trujillo Oroza was 22 years old. He disappeared during the military dictatorship of Banzer together with Carlos López Adrián and Alfonso Toledo Rosales. Decades later the press asked Banzer about the disappeared. The dictator replied: “they were not angels”. The outraged mother responded: “if my son had any responsibility he should have been judged, but never tortured and even less, disappeared with two other young boys.

Gladys Oroza de Solón died 40 years after the disappearance of Jo. In the year 2000 she was able to obtain a sentence of the Inter-American Court of Human Rights against the State of Bolivia for this fact. Almost at the end of her life she achieved a resolution of the Supreme Court of Justice of Bolivia that sanction some of the authors of the torture and disappearance of her son. However, her life was not enough to discover the truth of what happened that February 2 and to find his remains.

Today we remember 45 years and the search continues. #Jo45years

More information: https://fundacionsolon.org/jose-carlos/jo/

#Jo45años

English

Se lo vio por última vez el 2 de febrero de 1972. Su madre lo observó a la distancia cuando le llevó el almuerzo a la prisión del Pari en Santa Cruz. Él le hizo unas señas sobre un mantel de rosas rojas. Ella no comprendió el mensaje. Le llamaba la atención que tuvieran puesta una chompa gruesa cuando hacía tanto calor.

Cuando volvió en la tarde, ya no estaba. Le dijeron que lo habían llevado a la Central de Policía para un nuevo interrogatorio. Lo buscó en la noche, lo buscó al día siguiente, lo buscó por 40 años.

José Carlos Trujillo Oroza tenía 22 años. Desapareció durante la dictadura militar de Banzer junto a Carlos López Adrián y Alfonso Toledo Rosales. Décadas después la prensa le preguntó a Banzer por los desaparecidos. El dictador contestó: “no eran angelitos”. La madre indignada respondió: “si mi hijo tuvo alguna responsabilidad debió haber sido juzgado, pero jamás torturado y menos hecho desaparecer junto a otros dos jóvenes”.

Gladys Oroza de Solón falleció 40 años después de la desaparición del Jó. En el año 2000 logró que la Corte Interamericana de Derechos Humanos condenara al Estado de Bolivia por este hecho. Casi al final de su vida consiguió que la Corte Suprema de Justicia de Bolivia sancionara a algunos de los autores de la tortura y desaparición de su hijo. Sin embargo, su vida no le alcanzó para descubrir la verdad de lo que pasó ese 2 de febrero ni para encontrar sus restos.

Hoy se recuerdan 45 años y la búsqueda continua. #Jo45años

Mas información: https://fundacionsolon.org/jose-carlos/jo/

Hace más de 25 años que no se donde poner estas flores

José Carlos Trujillo Oroza “Jó” fue detenido desaparecido junto a otros dos jóvenes de la prisión de El Pari en Santa Cruz, Bolivia, durante la dictadura de Banzer el año 1972. Su madre Gladys Oroza de Solón Romero buscó la verdad, la justicia y sus restos por 40 años hasta su muerte en el año 2012. Hoy la búsqueda continúa #JoHastaEncontrarlo

Solón: El retrato de un Pueblo

Escrito por: Pablo Solón

Solón nació en 1923 a orillas del lago de sal mas grande del mundo ubicado en el sud de Bolivia. Era el cuarto hijo de cinco hermanos y su nombre completo era Walter Solón Romero Gonzales. Huérfano a muy temprana edad tuvo que trasladarse a la ciudad de Sucre para vivir en el internado Sagrado Corazones. Allí los curas descubrieron su habilidad para copiar cuadros de santos y vírgenes y le montaron un pequeño rincón para pintar. Un día un reconocido pintor de la época, Cecilio Guzmán de Rojas (1899 – 1950) , visitó dicho internado y los curas le comentaron que tenían un pequeño artista. Cecilio Guzmán de Rojas al ver su trabajo le ofreció una beca para ir a estudiar en la Escuela de Bellas Artes de la ciudad de La Paz. Continúa leyendo Solón: El retrato de un Pueblo